viernes, septiembre 20, 2013

cambian, de nuevo, el modelo de evaluación a estudiantes de educación básica: regresan los números y los reprobados

Se publica en el Diario Oficial de la Federación (DOF) el acuerdo 696 sobre el modelo de evaluación a los estudiantes de educación básica. Con este modelo regresan los números y los reprobados:

Según lo publicado, la Secretaría de Educación Pública del Gobierno Federal ha determinado implementar un modelo de evaluación que considere lo cualitativo y lo cuantitativo, es decir, que describa los logros y dificultades de los alumnos a la vez que asigne una calificación numérica. Este modelo concibe a la evaluación como parte del proceso de estudio y se apoya fuertemente en la observación y el registro de información por parte del docente, durante el desarrollo de las actividades, lo cual implica:

 a) Que el docente planifique actividades para que los alumnos estudien y aprendan;
b) Que los alumnos se den cuenta de lo que han aprendido y de lo que están por aprender;
c) Que se tomen en cuenta los procesos de aprendizaje, no sólo los resultados;
d) Que se consideren las necesidades específicas de los alumnos y de los contextos en los que se desarrollan;
e) Que la información sobre el desempeño de los alumnos se obtenga de distintas fuentes, no sólo de las pruebas;
f) Que se fortalezca la colaboración entre docentes, alumnos, padres de familia o tutores, y
g) Que se actúe oportunamente para evitar el rezago o la deserción escolar.

(Para leer el acuerdo 696 completo  clicka aquí)

Este modelo de evaluación será aplicable a todas las instituciones educativas públicas y particulares, así como para la población escolar indígena y migrante. La evaluación se basará en la valoración del desempeño de los alumnos en relación con los aprendizajes esperados y con los enfoques didácticos de los programas de estudio de educación preescolar, primaria y secundaria, tomando en cuenta las características de diversidad social, lingüística, cultural, física e intelectual de los alumnos.

La evaluación para el alumno de educación preescolar será cualitativa, es decir, no se empleará ningún tipo de clasificación o referencia numérica, el maestro sólo anotará en el Reporte de Evaluación, sus recomendaciones para que los padres de familia o tutores contribuyan a mejorar el desempeño de sus hijos.

En el caso de educación primaria y secundaria, el docente asignará a cada estudiante, una calificación en una escala de cinco a 10, además hará un informe de cada alumno que necesiten apoyo fuera del horario escolar, con el fin de que la escuela y la familia, realicen las acciones necesarias que le permitan al alumno pasar el año.

Una de las dificultades para cambiar el sistema escolar consiste en tener un modelo educativo que privilegie el aprendizaje, y no un sistema que privilegia el "pasar el examen, pasar el año". Desde un enfoque de aprendizaje, los errores son el motor del aprendizaje, solo reflexionando sobre estos errores es posible aprender. No se aprende de una sentada, ni sin práctica. Por otra parte, también es necesario cambiar la idea de la fábrica en las escuelas en donde todos los estudiantes aprenden al mismo tiempo, de la misma forma, con compañeros de la misma edad. Eso no tiene sustento ni en la vida cotidiana, ni es sustentado por la investigación científica. Toda persona es capaz de aprender y lo hace de formas distintas y en momentos diferentes.