lunes, septiembre 07, 2009

¿Quién protege los derechos del niño en las escuelas?

El sistema educativo del territorio mexicano es bastante opaco. Muy poca información se publica, permanece el secretismo, el hermetismo. Los padres de familia tienen pocas opciones para participar en la educación formal de sus hijos (a pesar de que el 90% de la población es alfabeta persiste la idea de que los ciudadanos somos ignorantes). Esta opacidad permite que en las escuelas no se tengan mecanismos transparentes para proteger los derechos del niño. Cuando hay problemas entre los docentes y los directores con las familias quien paga el pato es siempre el estudiante. En nuestras escuelas todavía se discrimina por múltiples razones y muchas veces el poder político del sindicato juega en favor de los adultos, no de los niños y las niñas de México:

Perla Bustamante, titular del Conapred, anunció una campaña en escuelas públicas para recibir quejas de padres de familia cuyos hijos han sido discriminados por distintas causas a través de una publicidad con un número 01 800 para denuncias. Para elaborar una queja o reclamación en línea (clicka aquí). Tel. 01 800 543 0033 Para el DF 5203 33 55.

Algunos ejemplos recientes:

La Comisión Estatal de Derechos Humanos (CEDH) de Sinaloa pidió a la Secretaría de Educación Pública y Cultura (SEPC) de la entidad que sancione a una maestra de secundaria que colocó a un alumno cinta adhesiva en la boca para que guardara silencio en clase. La recomendación 19/2009, dirigida a la SEPC, señala que la docente acusada de abuso de autoridad –cuya identidad se mantiene en reserva– da clases en la escuela secundaria Técnica número 75, en Culiacán. En tanto, al menor se le identifica como T-1. Luego que el alumno y sus padres presentaron una queja ante la CEDH por el atropello cometido por la maestra en marzo, el director del plantel invitó al menor a dejar la escuela. La SEPC realizó una investigación, pero no sancionó a la acusada ni al director de la escuela.

La Comisión de Derechos Humanos del Estado de México (Codhem) pidió a la secretaria de Educación local, María Guadalupe Monter, sancionar al profesor Agatón Saldívar Sánchez por acoso sexual contra una alumna de quinto grado de primaria. El organismo señaló que esta sanción debe ser independiente del proceso penal que se inició contra el acusado.

Raúl, un niño de apenas 12 años, inició el nuevo ciclo escolar con problemas legales, pues a su corta edad ya fue necesario que solicitara un amparo para poder es ingresar a la secundaria. A pesar de contar con la constancia de asignación por parte de la Secretaría de Educación a la secundaria técnica número 67, por presuntos problemas personales entre la directora y la madre del menor éste no fue inscrito en la escuela. “La directora y yo tuvimos diferencias personales el ciclo escolar anterior porque yo fui tesorera y no terminamos bien, pero ahora no es justo que mi niño, que es de primer ingreso, pague los platos rotos y no me lo quieran aceptar en la escuela, nada más porque ella no me quiere a mí”, dijo Justina Medellín, mamá de Raúl.

Los docentes no se salvan de la situación:

Agentes de la Secretaría de Seguridad Pública del estado de Veracruz desalojaron al maestro Fernando Vilis Torres, quien intentó clavarse a una cruz frente a las oficinas del gobernador Fidel Herrera para denunciar que le quitaron su plaza por diferencias con líderes magisteriales y funcionarios de la Secretaría de Educación. La protesta provocó caos vehicular.

¿Por qué tenemos que defender los derechos del niño? De manera obvia son seres humanos por lo tanto tienen derechos, en segundo lugar, la ciencia nos permite reconocer las potencialidades de todo ser humano. No importan las limitaciones, ni los problemas:

Para Silvia Bustillos Roquení, directora del colegio Nenet Calli, Montessori, si bien las personas con Síndrome de Down cuentan con habilidades y capacidades diferentes, comprenden y aprenden y logran desempeñarse con independencia en su vida cotidiana a través de estímulos y terapias adecuadas que contribuyen para mejorar muchos de los problemas y deficiencias asociados con el Síndrome de Down. En rigor, el SD no es una limitante. El reto, por tanto, estará dirigido en encontrar una institución educativa que atienda adecuadamente las necesidades del niño y sus familia y logren integrarse a grupos de pertenencia. Tal es el caso de Camila Barrón Mérida, una niña de nueve años de edad que se integró desde preescolar al Colegio Freinet, una escuela privada. “Camila asistía a la Fundación John Langdon Down, y fue ahí donde nos recomendaron que se integrara a la escuela regular, sin abandonar la Fundación”, comenta su madre. En su momento, María Eva Mérida, su mamá, procuró un colegio donde Camila no sólo adquiriera conocimientos intelectuales sino que pudiera mejorar su grado de sociabilidad con los demás niños pues, a decir de su ella, era una niña muy retraída.

4 comentarios:

Anónimo dijo...

puta mierda carajo mierdaMIERDA MIERDA PUTASSSSSSSSSSSSSSSSSS

Anónimo dijo...

hijos de putas presidente sola le gusta la vagina el culo PUTAS

Paco Martínez dijo...

En fin... todavía es necesario trabajar mucho en este territorio para proteger a los derechos del niño. En la escuela, en la familia y en internet.

Anónimo dijo...

muchas de estas situaciones en ocasiones los padres de familia y los propios alumnos las hacen mas grandes.los profesores no somos monedas de oro, pero ahora los padres de familia no solo los llevan a las escuela a adquirir conocimientos, tabien quieren que los eduquemos y cuando se les dice como son sus angelitos se sienten ofendidos.