miércoles, enero 08, 2014

el aprendizaje de las matemáticas y tener confianza en los estudiantes, no solo en los viejos programas escolares

Hace unos meses una joven de 12 años muestró su talento y capacidad para aprender matemáticas; es sabido que la sociedad mexicana produce fobia a sus ciudadanos con la enseñanza de la artimética, "el coco" de los estudiantes desde la escuela primaria. La joven estudiante asiste a una escuela que se encuentra junto a un basurero en la frontera México-EU:

Una pequeña genio de 12 años de edad, estudiante de nivel primaria en Matamoros, Tamaulipas es vista como la posible sucesora del cofundador de Apple, Steve Jobs, de acuerdo a la revista estdounidense Wired, quien la destaca en su portada. Paloma Noyola realiza sus estudios de nivel básico en la escuela Primaria José Urbina y el periodista Joshua Davis, la destaca como una alumna que cuenta con las aptitudes y actitudes para sobresalir. En una de las pruebas ENLACE, esta niña logro ser el primer lugar a nivel nacional en Matemáticas. El profesor, Sergio Correa Juárez, quien insatisfecho por el método de enseñanza en México y se esforzó por encontrar formas avanzadas para enseñar a los menores. De acuerdo al reportaje, la escuela se encuentra enclavada junto a un basurero apenas cruzando la frontera Estados Unidos-México en un municipio donde la inseguridad es permanente.    La publicación destaca el origen humilde de la menor estudiante, quien con sus padres son originarios del centro de México. Por muchos años, el padre de la menor se esforzó por sacar adelante a sus ocho hijos, pepenando en el basurero.

Una de las pocas ventajas de la Prueba ENLACE era ofrecer becas a los estudiantes (con la desaparición de estas pruebas también desaparecen las becas):

Paloma Marlene Noyola Martínez, la niña genio de Matamoros, Tamaulipas, recibió durante el ciclo escolar 2012-2013 por parte del estado un promedio de ocho mil 500 pesos durante el periodo en mención, por ser triunfadora en la prueba ENLACE y ser considerada Talento. Javier Suárez Fernández, director del Instituto Tamaulipeco de Becas, Estímulos y Créditos Educativos (ITABEC), reconoció que la cifra es mínima, sin embargo, así se encuentran establecidos los tabuladores.

Sin embargo, las condiciones de Paloma Nayola son similares a la de millones de estudiantes en todo el territorio mexicano que asisten a escuelas olvidadas por los gobiernos estatales y el federal:

Las condiciones en que vive la niña Paloma Noyola, quien obtuvo el primer lugar nacional en matemáticas en la Evaluación Nacional del Logro Académico en Centros Escolares (ENLACE) en esta ciudad, son precarias y con falta de oportunidades para estudiar. Hija de familia, con su madre a un lado que la apoya en todo momento, pero sin padre —quien murió hace meses— no cuenta con una buena economía para vivir decorosamente y no recibe ayuda de ninguna dependencia gubernamental. “Sé que se le entregaba una beca de 500 pesos mensuales por parte de la Secretaría de Educación de Matamoros, del estado no tengo conocimiento ni del gobierno federal, pero la beca la dejó de recibir hace meses”, dijo el maestro de la primaria José López Urbina. (Paloma) es una alumna brillante, estudiosa, dedicada a sus estudios, pero que desafortunadamente no cuenta con apoyo de ninguna autoridad.” Sergio Juárez Correa, maestro de Paloma. “Y hay más alumnos como Paloma, pero a veces no vienen a clases, porque no cuentan con lo suficiente para vivir”, acotó el profesor y aseguró que a sus alumnos les imparte las clases de matemáticas de forma divertida para que aprendan mejor. El maestro aplica los métodos basados en la técnica del profesor hindú Sugata Mitra. Esta estrategia ayudó a que, en 2011, colocara a 13 alumnos como los mejores estudiantes del país, entre ellos, Paloma Noyola. El profesor Ricardo Zavala Hernández, compañero de Sergio Juárez, habló de las tristes condiciones en que se encuentra esa escuela, a donde los alumnos van con muchas ganas a estudiar, pero se encuentran un plantel descuidado por las autoridades educativas de los tres órdenes de gobierno.

El trabajo realizado por el profesor Sergio Juárez llega a oídos del investigador Sugata Mitra que desarrolla una pedagogía basada en el interés de los niños por aprender en un entorno totalmente libre, fuera de las cadenas de las escuelas tradicionales:

Sugata Mitra, originario de la India, es un profesor de tecnología educativa en la Universidad de Newcastle en el Reino Unido. Sugata Mitra ha llevado a los niños al mundo de la web a través de accesos supervisados. Gracias a una serie de experiencias con ellos descubrió que los pequeños pueden aprender por sí mismos y descubrir los temas que más les apasionan y, de este modo, revolucionar el proceso de enseñanza-aprendizaje basado en la práctica autodidacta; con la teoría de que “los niños podrían saltarse todo el ciclo escolar con el uso de ordenadores e Internet”; esto a falta de colegios en numerosas zonas de bajos recursos, sobre todo en países subdesarrollados. Uno de sus experimentos más célebres es el realizado en 1999, cuando Mitra colocó un ordenador de alta velocidad en un muro, lo conectó a Internet y se sentó a observar quién lo usaba. Mitra se llevó una gran sorpresa al observar que los primeros en acercarse fueron los niños. Fue así como comenzó su proyecto Agujero en el Muro como un experimento que intentaba responder a una pregunta muy sencilla: ¿pueden los niños aprender a usar un ordenador por sí mismos? Eso lo llevó a comprobar que los niños son capaces de aprender por sí solos, sacar mejores calificaciones en sus materias y aprender sobre nuevos temas, incluso otro idioma. Recientemente el profesor expuso en el escenario de TED 2013 su deseo de diseñar La Escuela de la Nube, un laboratorio de aprendizaje en la India, donde los niños puedan explorar y aprender unos de otros a través de tutorías en la nube.

Quizá lo más interesante es la propuesta "ultra tercemundista" del profesor Sergio Juárez que adapta la propuesta de Sugata Mitra sin contar con conexión a internet:  

Detrás de Noyola, que estudia el quinto año de primaria, está su profesor, Sergio Juárez Correa, gracias a su innovador método de enseñanza.  Juárez, de 31 años, se inspiró en el experto en educación y tecnología Sugata Mitra,  quien facilitó a niños de India internet y una computadora mediante la cual descubrieron y aprendieron lo que necesitaban, sin necesidad de que hubiera profesores de por medio. La primaria de Noyola no tiene acceso a internet, pero lo aprendido por Juárez Correa ayudó a que creara grupos de trabajo con sus estudiantes, a quienes les daba una pregunta y dejaba que ellos llegaran a la respuesta sin su intervención. Así, la niña descubrió que las matemáticas podían ser divertidas y que con su talento innato podría llegar lejos, como cita Wired. Para el profesor, la prueba de que Noyola es especial se dio cuando fue la primera en resolver en cuestión de minutos un problema que a la mayoría le lleva una hora por su complejidad. Se trataba del problema de Gauss.


Mientras tanto, en el sistema tradicional universitario se plantea utilizar la música como herramienta de reflexión sobre las matemáticas:

En la Facultad de Ciencias de la UNAM, Pablo Padilla Longoria e Iván Paz Ortiz imparten el Seminario de Matemáticas Aplicadas. Pero lo que aprenden sus alumnos en ese curso no son nuevas ecuaciones o demostraciones, sino cómo componer música usando algoritmos matemáticos. Un algoritmo es una secuencia de instrucciones para realizar un proceso. Los algoritmos que se utilizan para la composición musical son de cuatro tipos básicos: aritméticos, combinatorios, probabilísticos y los de interacción entre imagen y sonido. Con la ayuda de una computadora se generan los algoritmos, que más tarde, el compositor puede modificar de acuerdo a su propia sensibilidad. Las plataformas computacionales permiten modificar de muchas maneras los parámetros asociados a las reglas que traducen los números en notas musicales. Y para Pablo Padilla, una forma muy creativa para hacer composiciones algorítmicas es la improvisación, técnica que usa a menudo en su seminario. Los improvisadores suelen ser o un músico tradicional tocando el piano, o el chelo o algún ensamble, y una persona al frente de la computadora. “La computadora escucha la música a través de un micrófono, procesa los sonidos que escucha y mediante algoritmos predeterminados propone una respuesta musical. Pero la respuesta musical es a su vez modificada por la persona que está manejando la computadora; entonces el programador, por así decirlo, se vuelve también un intérprete. Es interacción músico-computadora en tiempo real”, dice y agrega: “De la improvisación ha surgido cosas muy interesantes. Hay aspectos tanto artísticos como científicos en esto”. Los algoritmos que se utilizan en la improvisación les llaman híbridos porque resultan de la combinación de varios tipos, en este caso, autómatas finitos (un tipo de algoritmo combinatorio) y un algoritmo probabilístico. Uno de los algoritmos probabilísticos usado mucho para la composición musical son las cadenas de Markov.

Mientras el mundo sigue cambiando de manera vertiginosa, la escuela mexicana sigue confiando más en los docentes que en los estudiantes. El sistema escolar mexicano y la sociedad mexicana tiene muy poca confianza en el aprendizaje, parte de la idea poco fundamentada que los niños y las niñas "son flojos" y que no se interesan por aprender. Quizá sea momento de cambiar nuestras creencias. Y apostar por los niños, niñas y jóvenes mexicanos.








No hay comentarios: