miércoles, marzo 24, 2010

simulacros para la prevención de desastres

Los terribles acontecimientos ocurridos en Haití y Chile han generado temores en el varios lugares suceptibles de terremotos en territorio mexicano:

Un rumor acerca de que habría un sismo en Veracruz se intensificó hasta el grado de que se presumió que un tsunami afectaría sus costas. Esto provocó el desalojo de empresas y escuelas y una desesperada carrera de las autoridades para desmentir tal afirmación infundada en los medios electrónicos. Las llamadas de escuelas y padres de familia comenzaron a llegar al centro de emergencias C4, a la Secretaría de Educación, a la de Protección Civil del Estado y a la dirección de Protección Civil del ayuntamiento de Veracruz. Las autoridades de protección civil comenzaron a hacer declaraciones en la radio para desmentir el rumor y llamar a la calma a la ciudadanía. Sin embargo, en la zona centro de Veracruz, directivos de la escuela Serradel y un jardín de niños procedieron a desalojar los inmuebles, poniendo en riesgo a los menores al dejarlos en las banquetas.

En el Distrito Federal se han incrementado los simulacros en las escuelas:

No corro, no grito y no empujo, son las claves para salvar la vida de miles de alumnos en caso de sismo en la Ciudad de México, y para que los estudiantes sepan en qué momento se deben evacuar las aulas, por lo que el Gobierno del DF está reforzando los simulacros en los centros educativos. El secretario de Educación del DF, Mario Carrillo, declara que “en la medida en que la sociedad esté preparada para un evento como los que han estado sucediendo recientemente (en Haiti y Chile), vamos a ser la diferencia en términos de decesos y en términos de pérdidas”. También comentó que de acuerdo con investigaciones científicas, no se sabe cuándo, pero que sí ocurrirá un sismo de grandes proporciones, debido a la acumulación de energía, por lo que debemos estar preparados en todo momento.

Cerca de un millón 500 mil alumnos, maestros y trabajadores de 5 mil 248 escuelas primarias y secundarias participaron ayer en el simulacro de reacción ante un hipotético sismo de 6.3 grados en la escala de Richter con epicentro en Atoyac, Guerrero, organizado por el Gobierno del Distrito Federal. Seis horas después, a las 14:48, se sintió un movimiento telúrico verdadero de 4.9 grados, originado en Tecpan, también en aquel estado, sin que hubiera personas lesionadas ni daños materiales o estructurales.

También se impulsa el tema de protección civil:

Para que las escuelas privadas y algunos hospitales de la Ciudad de México tengan el aval en materia de protección civil se les exigirá el dictamen de un evaluador de estructuras sísmicas, dijo Elías Miguel Moreno Brizuela, secretario de Protección Civil local. El funcionario se refirió a la necesidad de que todos los colegios privados y públicos, edificios con viviendas y oficinas cuenten con programas internos de protección civil, pues las autoridades “no tienen la capacidad para checar todos los inmuebles”. “Es imposible, a veces, hacer toda la revisión que quisiéramos y sabemos que hay denuncias ciudadanas de edificios mal construidos y de nada sirve una ley por más buena que sea si hubo corrupción o negligencia en la construcción de estos inmuebles”.

¿Y tú estás preparado para afrontar un fuerte terremoto en tu casa, trabajo o escuela?