jueves, marzo 11, 2010

el país de los obesos no puede impedir la venta de comida chatarra en las escuelas

El territorio mexicano ha pasado a ser de los obesos, baste un ejemplo, 7 de cada 10 policías en el D.F. es obeso. Este problema de salud nos afecta a todos por igual, ya que provoca una serie de enfermedades crónicas que disminuyen la calidad de vida. Sin embargo, el sistema educativo no puede contribuir a disminuir o al menos no potenciar el problema. Las tienditas escolares, en general solamente ofrecen comida rica en grasas y azúcares. Por angas o mangas el no se ha modernizado el reglamento:

El Ejecutivo federal ha incumplido por más de tres años con la Ley General de Educación. Con la reforma de 2006 a dicho ordenamiento, se le mandató actualizar y modernizar el Reglamento de cooperativas escolares vigente desde 1982. Es falso que el gobierno carezca de facultades para regular los productos que se venden a los alumnos en los planteles de educación básica, afirmó Xiuh Tenorio, presidente de la Fundación Mídete. El ex diputado presentó un proyecto de reglamento para las cooperativas escolares, el cual plantea prohibir la venta de alimentos de nulo aporte nutrimental (refrescos, bebidas energéticas o con edulcorantes), así como restringir ingredientes y/o procesos dañinos para la salud y que favorecen la obesidad, como los productos fritos.

Las cosas se mueven muy lentamente, por ello, es importante contar con la figura de plebiscito o algún tipo de tribuna pública para tomar decisiones de una forma democrática y se agilicen los procesos:

El secretario de Educación Pública, Alonso Lujambio, informó que en abril estarán listos los lineamientos para regular la venta de comida chatarra en escuelas de educación básica del país. Sin embargo, el titular de la Secretaría de Educación Pública (SEP) tiene las atribuciones para cumplir esta regulación, sin necesidad de cabildear con las autoridades educativas estatales, pues bastaría publicar un nuevo acuerdo secretarial del reglamento de operación de las escuelas para que surtiera efecto su aplicación en todo el país (como ejemplo, de los privilegios autoritarios del poder ejecutivo federal). David Calderón, director general de la asociación civil Mexicanos Primero, explicó que entre sus funciones, el titular de la SEP tiene la capacidad legal y administrativa para derogar el actual reglamento de operación de las escuelas y decretar uno nuevo. No tendría que ser aprobado en el Congreso de la Unión porque el secretario de educación podría establecer el nuevo reglamento”, puntualizó el especialista en temas educativos.

Desde el punto de vista de los directores de las escuelas, estamos obesos, por culpa de los hábitos familiares:

Directores de escuelas públicas de los niveles preescolar, primaria y secundaria afirmaron que la obesidad en los niños es causada por los malos hábitos que adquieren desde el hogar y es fomentada por sus padres. De ahí, comentaron, que también se tenga que trabajar con los padres de familia para revertir el problema de la obesidad en México. Los maestros aseguraron que se debe regular la comida chatarra que se vende en las cooperativas de las escuelas, pero también la que se expide en las tiendas ubicadas afuera de los planteles escolares.

Mientras los responsables de las escuelas, charlan, discuten y disfrutan del "coffe break" con galletas, la Secretaría de Salud opina que el ejercicio debe ser un asunto obligatorio:

El titular de la Secretaría de Salud , José Angel Córdova Villalobos, señaló que con el fin de combatir el problema de la obesidad en México, se deberá establecer el ejercicio de manera obligatoria desde la educación básica. La dependencia a su cargo y la Secretaría de Educación Pública (SEP) determinaron que el ejercicio físico debe ser obligatorio y su práctica debe convertirse en una costumbre. Otra situación es que se debe reducir a sólo una vez el consumo de alimentos en las escuelas, pues los niños tienen varias oportunidades de ingerirlos en el tiempo que están en ese lugar, lo que representa más de la mitad de las calorías que requieren durante el día.