jueves, agosto 09, 2012

las relaciones entre el poder federal y el SNTE

Hace algunas semanas se escribió un artículo que presenta un conjunto de legislaciones que sustentan la relación entre la federación y el SNTE. Esta legislación surgió con el viejo presidencialismo mexicano. Este reglamento otorga una serie de privilegios que no necesariamente son armónicos con un Estado democrático y que no se han cuestionado ni desde el congreso y menos desde el poder ejecutivo federal:

El Reglamento de condiciones de trabajo data de1946 y el registro definitivo del SNTE y la obtención de la titularidad del contrato colectivo se dio, según Aurora Loyo, el 15 de julio de 1944 por el Tribunal Federal de Conciliación y Arbitraje.1 Los principales privilegios se otorgaron al SNTE poco después de su creación mediante el acuerdo presidencial que estableció el Reglamento de las Condiciones Generales de Trabajo de 1946, que está todavía vigente (¡!). He aquí los privilegios: 1. El SNTE fue designado como “la agrupación gremial legalmente reconocida”.2 2. La SEP se obliga a contratar su personal de base a través del SNTE.  3. Son trabajadores de base —ergo, miembros del sindicato— los directores federales de educación (cap. II-C). 4. Son trabajadores de base docentes, todos aquellos “que realicen funciones pedagógicas”, a saber: maestros, directores, inspectores, jefes de sector, etcétera (cap. II, art. 6). 

Además de esta relación atípica entre un gobierno federal y un sindicato. La SEP sigue trabajando como en la etapa revolucionaria, como un puercoespín que se defiende de la sociedad mexicana. Desde 1950 la SEP sigue "haciendo la revolución" por encima de la sociedad mexicana.... aunque ya pasaron 100 años de revolución:

La Secretaría de Educación Pública (SEP) es impermeable a las iniciativas y demandas ciudadanas en materia de políticas públicas. Según un estudio presentado ayer por la asociación civil Alternativas y Capacidades, la política educativa en México está diseñada para que sólo el Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE) participe, mientras que los demás actores no gubernamentales quedan fuera de éstas. El reporte establece que la SEP no tiene estrategias, mecanismos o un marco jurídico que reconozca a las Organizaciones de la Sociedad Civil (OSCs) como actores de política pública. “A diferencia de otros sectores del gobierno, en los que la ciudadanía ha logrado promover cambios de política pública, la SEP ha resultado impermeable a las iniciativas y demandas ciudadanas”, afirma Alternativas y Capacidades en el documento. “Es necesario contar con reglas justas y claras para la incorporación de los diversos actores no gubernamentales en la política educativa; que con su presencia hagan contrapeso al poder que representa la simbiosis atípica entre SEP y SNTE”, añade el texto, cuyos autores son María Isabel Verduzco y Mónica Tapia, con participación de Karla Schiaffino, Raúl Díaz y Diana Nava. La investigación da luz sobre cómo la Oficialía Mayor de la SEP otorga los fondos públicos, pero sólo entre pocas OSCs. También analiza los casos de trabajos relevantes de la sociedad civil que han sido ignorados por la SEP y propone un marco normativo y operativo para que el gobierno federal impulse la participación social en las políticas educativas.

El acuerdo del viejo presidencialismo mexicano ha promovido que una de las actividades más importantes del sindicato sean las comisiones relacionadas con partidos politicos y proselitismo político:

Durante el primer trimestre de este año, de los más de 28 mil maestros del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE) con licencia sindical, 15 mil 479 –54.5 por ciento– tomaron una comisión y 385 se ausentaron para estar en cargos de elección popular, en particular, en Baja California Sur, Sinaloa y Yucatán. El titular de la Unidad de la Planeación de la Secretaría de Educación Pública (SEP), Bernardo Rojas, afirmó que las comisiones asignadas a maestros para trabajar en un partido son parte de los abusos y las cosas que van en contra de la ley. En un sistema tan grande como el educativo, y como en todas partes, habrá gente corrupta, agregó, por lo que la Auditoría Superior de la Federación (ASF) deberá investigar este tipo de casos. El informe del portal del PEF revela que el promedio de gasto con recursos federales por maestro comisionado es de 60 mil 808 pesos, aunque 15 estados están por encima de la media; entre ellos Jalisco, donde el pago asciende a 120 mil 473 pesos por cada docente. De igual forma, Quintana Roo y Nayarit duplican el promedio nacional en estas erogaciones. Las entidades con mayor número de comisionados son Guanajuato, con 2 mil 546 (19.9 por ciento del total); Chihuahua, con mil 785 (13.95 por ciento), y Quintana Roo, con mil 6 (7.86 por ciento), así como Campeche, con 897; Nuevo León, con 862, y Sonora, con 629. De los 13 mil 18 comisionados, 12 mil 793 reciben pagos con financiamiento del Fondo de Aportaciones a la Educación Básica (FAEB). De estos últimos, 2 mil 923 –22.12 por ciento– están comisionados a la representación sindical y mil 81 –8 por ciento– tienen una comisión fuera del sector educativo, lo que significa que ocupan cargos políticos, presidencias municipales o en el PRI, como indican los datos de dicho portal. Bernardo Rojas expresó que hay comisiones que de entrada se nos antojan irregulares, pero sí pueden tener una explicación. Sin embargo, dijo, las que se destinan a los partidos políticos, ni cómo ayudarlos; uno no podría argumentar nada a su favor. En relación con los siete estados que reportaron no tener comisionados –Baja California Sur, Oaxaca y Michoacán, entre otros–, reconoció quees medio dudosa la información, pero yo no tendría forma de decir si es cierto o no es cierto.

A pesar de los escándalos relacionados con las actividades de proselitismo político y electoral del sindicato, la nostalgia por el viejo presidencialismo mexicano impide cambiar las reglas del juego entre el gobierno federal y el SNTE:

El candidato presidencial del PRI, Enrique Peña, consideró que la relación patronal del gobierno federal y de los estados con el magisterio debe continuar exclusivamente a través del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE) y no de otra corriente o representación magisterial. Ofreció, sin embargo, publicar de manera inmediata el padrón de todas las plazas federales y estatales asignadas a profesores. Antes, en sus intervenciones ante representantes de organizaciones civiles y académicas, se expresó en contra de suprimir el descuento directo de las cuotas a los maestros. Hacerlo voluntario sería como pretender hacer el pago voluntario de los impuestos.

Se insiste en mantener este acuerdo presidencial, a pesar de que el SNTE ya tiene su propio partido político y no necesita de manera permanente ofrecer su voto corporativo a ningún otro partido político:

Profesores de educación básica denunciaron ante diputados que el Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE) inició el programa Hagamos la tarea. ¡Vamos por diez!, que consiste en comprometer diez votos por cada maestro y personal de apoyo para el candidato presidencial de Nueva Alianza, Gabriel Quadri. A cada profesor, incluidos los directores de planteles de primaria y secundaria en todo el país, se les entregaron dos hojas, una para llenar con el nombre de cada uno de sus diez votos comprometidos, con nombre, sección electoral, domicilio particular, teléfonos y correo electrónico de los electores. La segunda se denomina Red Afectiva, para que los trabajadores de la educación armen un sistema de enlaces entre sus conocidos y familiares, con los mismos datos que la primera. Los profesores, que pidieron se reservara sus nombres, entregaron copias de ambas hojas, una de las cuales incluye el logo del Panal, y otra donde se debe incluir el nombre del promotor, con todos sus datos, así como el distrito electoral federal que le corresponda y el municipio.

En la recta final de las campañas, el grupo hegemónico del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE) despliega todos sus recursos –25 mil activistas armados con celulares, por ejemplo– para asegurar sus votos al Senado y la Cámara de Diputados. Gabriel Quadri, su candidato a la Presidencia de la República, busca afanosamente una reunión con la profesora Elba Esther Gordillo, para que le asegure el cargo que quiere en el nuevo gobierno, afirma un operador del Partido Nueva Alianza.

El Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE), junto con la estructura que ha incrustado en la Secretaría de Educación Pública (SEP) –directores, supervisores, jefes de sector–, obliga en horarios de clase a maestros, paterfamilias y hasta niños a asistir a actos en favor de candidatos de la alianza PRI-Panal-PVEM en el estado de México y utiliza las escuelas para obligar a los educadores a entregarformatos a los tutores donde éstos deben anotar sus datos personales parajalar el voto hacia Enrique Peña Nieto. Pese a que es un delito electoral el que los maestros –funcionarios públicos– utilicen un cargo y un espacio como la escuela para hacer proselitismo político en horas laborables, la estructura jerárquica de los planteles ordena a sus subalternosconvencer a los paterfamilias de votar por el candidato del PRI, bajo la amenaza de que si no lo hacen se les cancelarán los programas sociales a los que tienen acceso por parte del gobierno de Eruviel Ávila.

Así el SNTE tiene cercado el poder federal, de manera interna con el acuerdo presidencial, y externamente ha creado una fuerza política constituído como un partido político que tiene influencia en el congreso por lo tanto puede impedir cambios en las reglas y legislaciones:

El Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE) planteó un conjunto de 315 propuestas de política pública y acciones, entre las que destacan el acceso a la educación desde nivel básico hasta la universidad, así como impulsar reformas a la legislación de radio y televisión para que los concesionarios incluyan programas con sentido ético, los jóvenes dispongan de espacios y se cree un organismo de evaluación para analizar los contenidos de las empresas televisivas. En el documento de sistematización de propuestas que se puso a consideración de casi 500 delegados al quinto Congreso Nacional de Educación y más de un centenar de participantes en el tercer Encuentro Nacional de Padres de Familia, enfatizó la necesidad de fortalecer la contraloría ciudadana que vigile y elabore recomendaciones a los medios de comunicación para evitar la desinformación y la incitación a la violencia y favorecer los programas de contenido educativo.

En pocas semanas se presentarán los resultados de la prueba ENLACE y pronto iniciará la evaluación PISA. No se esperan mejoras sustantivas en los resultados ni en las pruebas nacionales ni en las pruebas internacionales. Sin embargo, para el gobierno federal y los gobiernos estatales parece más importante el Juego de Tronos que el rendimiento académico de los estudiantes mexicanos. El mundo se está movilizando hacia las sociedades de la información y el conocimiento, pero el sistema político mexicano está estancado en la década de 1950, añorando las películas de Pedro Infante, el nacionalismo revolucionario y el llamado "milagro mexicano". No parece que se resolverán los problemas escolares tradicionales: rezago educativo, deserción escolar, mala calidad.... elementos que nos alejan de las sociedades del conocimiento. Nos alejan de mejorar la calidad de vida de los ciudadanos mexicanos.