domingo, mayo 23, 2010

¿importa la educación musical?

A pesar de que las bondades de la música no contribuyen a mejorar la inteligencia de una forma sencilla y universal:

Un equipo de científicos austríacos acaba de concluir que escuchar música de Mozart para elevar la inteligencia de los niños no es más que una de las muchas "leyendas urbanas" de la psicología popular. Desde que en 1993 Frances Rauscher anunciase que las composiciones del genial compositor austríaco favorecían la mejora del coeficiente intelectual, no pocas familias se han esforzado en que sus hijos, incluso antes de nacer, pudieran escuchar música de Mozart. "Recomiendo a todos que escuchen música de Mozart, pero no se puede satisfacer la expectativa de que de esta manera se logre un aumento de la capacidad cognitiva" , explicó Jakob Pietschnig, uno de los autores del estudio.

La música es uno de los atributos que nos hacen demasiado humanos. Sin embargo, en el territorio mexicano sigue considerándose como un complemento para la educación, un hobbie para los desempleados, improductivos y ociosos:

En México, asistir al Conservatorio Nacional de Música (CNM) constituye un privilegio para casi todo muchacho que desea convertirse en músico profesional. No obstante la larga tradición y su prestigio, en julio de 2007, el conservatorio estaba literalmente en ruinas. Había gran rezago en el mantenimiento del inmueble, debido a añejas filtraciones de agua, las fachadas de cantera tenían debilitados los muros, que estaban a punto de caer, además de condiciones sanitarias inaceptables. Además del deplorable ambiente físico, añade, la institución “había dejado de marcar la directriz de la educación musical nacional debido a la ausencia de músicos importantes. “Por ejemplo, la orquesta imitaba el grave problema del medio musical que coloquialmente llamamos ‘huesear’; es decir, se ensayaba sólo para determinado concierto y ya, sin un trabajo continuo. “Por si fuera poco, el gobierno canceló entonces el programa de becas que se daba a algunos alumnos, y la institución acusaba un enorme rezago en materia de control escolar; es decir, encontré el barco con muchos problemas.

La Escuela Nacional de Música (ENM), de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), es la institución de enseñanza pública y gratuita con la mayor matrícula de estudiantes de esa disciplina artística en el país. Poco más de 2 mil niños y jóvenes se ubican en los cuatro niveles que se imparten cada ciclo escolar, los cuales son: iniciación musical (para estudiantes de primaria y secundaria), un propedéutico largo (los tres años de bachillerato), las diferentes licenciaturas (cuatro años) y el posgrado (maestrías y doctorados, de dos años cada uno). No obstante, la deserción es aún alta, reconoce el director de la escuela, Francisco Viesca, quien a casi dos años de asumir las riendas de la institución ha renovado los planes de estudio en licenciatura, entre otros proyectos que buscan convertir la música en auténtico motor de convivencia social.

Y pensar que los raperos y hiphoperos ganan mucho, mucho más que el salario mínimo de este país. Insistimos en que la educación debe ser aburrida, memorística y libresca.