jueves, junio 14, 2012

la evaluación universal en educación básica avanza, pero pierde universalidad

El proceso de evaluación universal sigue avanzando. Las presiones de un mundo globalizado e impulsado por el conocimiento requiere de mejorar su calidad, la matrícula bruta no necesariamente contribuye al desarrollo de un país:

La preparación de los maestros en México es rebasada por las necesidades propias de la modernidad y la globalización, por lo que es indispensable que los docentes del país se actualicen constantemente, señaló el Centro de Estudios Económicos del Sector Privado (CEESP). El organismo estima que la necesidad de evaluar a los maestros debe ser vista como un elemento importante en el mejoramiento del nivel educativo, y no como un factor político en la búsqueda de votos para las próximas elecciones presidenciales. “Sabemos de las deficiencias del magisterio y por ello se deben instrumentar medidas de apoyo. No podemos seguir desperdiciando la capacidad de aprendizaje de la población y, con ello, la posibilidad de crecer”. Refiere que los maestros son una parte fundamental del sistema educativo y por ello es menester que consideren integrarse al objetivo de lograr una educación de calidad que redunde en el bienestar de los hogares.

Las discusiones retrasan la aplicación programada por la SEP: 

La Secretaría de Educación Pública (SEP) y el Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE) negocian un acuerdo para diferir la aplicación de la evaluación universal. Esto implicaría que sólo cerca de 300 mil docentes que participan en el Programa de Carrera Magisterial y en las becas comisión para cursar un posgrado sí sean examinados el 24 de junio, como se tenía previsto, mientras que los maestros de primaria, que no participan en el citado programa, se presenten a su evaluación en una fecha inmediata posterior entre el 25 y el 29 de junio, pero dentro del ciclo escolar 2011-2012.

Los maestros protestan en contra de este proceso de evaluación: 

Los integrantes de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE) protestan contra la cancelación de la nueva Ley del ISSSTE, la destitución de la lideresa sindical Elba Esther Gordillo y el rechazo a la evaluación universal del magisterio. En específico los maestros rechazan esa evaluación porque aseveran es el mismo modelo impuesto en países como Estados Unidos, Chile y España, donde se han dado despidos masivos, comentó Luis Deloya Herrera, miembro de la Sección 22 de Oaxaca de la CNTE.

Se afirma que el ex-secretario de educación básica no pudo completar el proyecto:

El yerno de Elba Esther Gordillo, Fernando González Sánchez, es el responsable del atorón en las negociaciones SEP-SNTE para evaluar a los maestros. El gremio magisterial se opone a la Evaluación Universal de profesores y directores de primaria al argumentar que no existen estándares de desempeño docente, proceso que el ex subsecretario de Educación Básica dejó inconcluso al buscar un escaño en el Senado para las elacciones del 1 de julio. El ex funcionario y familiar político de la presidenta del SNTE tenía la obligación de establecer esos estándares para tener referentes o tabuladores sobre al desenvolvimiento de los profesores en el aula y así medir su desempeño como parte de los cuatro factores que integran la Evaluación Universal Docente. Hace más de dos años, el yerno de Gordillo Morales empezó a desarrollar los planteamientos para definir esos estándares, pero a finales de 2011 renunció a la SEP y le dejó la tarea a Francisco Ciscomani.

En nuevo secretario de educación pone en marcha el proceso de evaluación:

El secretario de Educación Pública, José Ángel Córdova, confirmó que para hacer “funcional” la Evaluación Universal a maestros  se aplicará por primera vez en dos bloques: primero a los profesores de Carrera Magisterial y, en un segundo grupo, a los que por primera vez realizarán una prueba.


La evaluación universal ya no será universal, ya que será de carácter voluntario:

Contrario a lo que habían establecido la SEP y el SNTE, la evaluación a maestros de primaria será voluntaria, por lo que no estarán obligados a responder el examen de preparación profesional que podría aplicarse el 7 de julio próximo. El secretario de Educación Pública, José Ángel Córdova Villalobos, afirmó que a pesar de que el convenio firmado el 31 de mayo de 2011 señalaba que era obligatorio para maestros, directores y asesores técnico pedagógicos, en esta primera aplicación será voluntario. El titular de la SEP admitió que al quitarle el carácter de obligatoria, “va a ser una evaluación incompleta; vamos a tener la evaluación de los alumnos (ENLACE)”, pero los maestros que no hagan su propia evaluación no podrán tomar cursos para mejorar su desempeño. El artículo 12, en la fracción A, de los Lineamientos Generales que regulan la Evaluación Universal de Docentes y Directivos en Servicio de Educación Básica estipula que “será obligatoria para los participantes”, es decir, docentes frente a grupo, directores, supervisores y asesores técnico pedagógicos.

El SNTE afirma que no están completos los cursos de capacitación para los docentes que se evaluarán. ¿Los cursos también serán voluntarios?

Integrantes del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE) señalaron que aún no se ha concluido la integración final del catálogo de cursos de capacitación e instituciones que podrán solicitar en todo el país los docentes y directivos de primaria que requieran mejorar su desempeño en el aula, y que serán evaluados este año, por lo que aún no se tiene un acuerdo definitivo.

En Chiapas no se realizará la evaluación universal (cada vez menos universal):

El gobierno de Chiapas, a través de la Secretaría estatal de Educación, informó que en el estado no se realizará la evaluación universal a maestros, luego de que cada uno ha obtenido su plaza mediante examen. La dependencia estatal indicó que los docentes en la evaluación probaron aptitudes, conocimiento y capacidad. Además, en resultados recientes son notorios los avances en educación, como lo demuestra, la prueba Enlace aplicada a niños y niñas de educación básica. El desempeño de los docentes chiapanecos, señaló, se ha reflejado en la mejora en los índices de aprovechamiento escolar en el estado. Destacó que durante casi 20 años más del 60 por ciento de los maestros de educación básica de Chiapas, que participan en el Programa de Carrera Magisterial, han sido evahuados en el factor de preparación profesional. La Secretaría de Educación aclaró que si bien cualquier tipo de evaluación es positiva, éstas deben estar enmarcadas en el consenso de maestros y autoridades a nivel federal para asegurar estrategias viables y propositivas, a fin de mejorar los procesos educativos y beneficiar a todos los involucrados, desde maestros hasta alumnos.

La SEP da fechas finales para la evaluación (no tan) universal:

Al advertir que no habrá marcha atrás en la Alianza por la Calidad de la Educación (ACE) de la que se desprende la evaluación universal, José Ángel Córdova Villalobos, titular de la secretaría de Educación Pública (SEP), exhortó a los maestros en paro a reflexionar que lo más importante es respetar el derecho que tienen todos los niños a la enseñanza. El funcionario convocó a la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE) –que se opone a la prueba– a ver este proceso con prudencia y madurez, ya que es un instrumento que se hace en todo el mundo para avanzar en favor de la calidad. Informó que la próxima semana iniciará la campaña nacional de difusión sobre la evaluación universal, exigencia del sindicato magisterial encabezado por Elba Esther Gordillo. La evaluación universal se aplicará el 23 y 24 de junio a los maestros de carrera magisterial. El 7 de julio sería para el resto de los profesores.


Una evaluación más del sistema escolar de México. ¿Contribuirá a mejorar la calidad? ¿Quedará como una fotografía más del estancamiento del sistema escolarizado? ¿Mostrará con claridad una nueva dimensión sobre el sistema escolar? ¿Revelara lo obvio?


Quizá el problema no es la evaluación, si no que no se hacen las evaluaciones útiles para el evaluado, son poco significativas porque son entendidas como un ejercicio burocrático, no como un ejercicio para la mejora continua.