sábado, marzo 07, 2009

Críticas a las evaluaciones internacionales y PISA 2009

En México se aplicará la prueba PISA 2009, no se esperan mejores resultados en dicha prueba. Según el punto de vista de profesores y líderes magisteriales, las evaluaciones internacionales están construidas con la intención de privatizar la educación y de desprestigiar a la educación básica. Sin embargo, resulta paradójico que los países con altos puntajes en PISA son aquellos que tienen los porcentajes más altos de escuelas públicas.... ¿Por qué en esos países no es escucha las afirmaciones que hacemos en América Latina?

En América Latina la aplicación –desde hace más de dos décadas– de pruebas estandarizadas de evaluación educativa generó un efecto "perverso" que busca el desprestigio social e internacional de la educación pública, afirmaron profesores y líderes de organizaciones y sindicatos magisteriales de 11 país asistentes al Seminario Internacional sobre Evaluación. Reunidos en el Palacio de la Autonomía de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), alertaron que la caída de los paradigmas de la economía neoliberal "también pueden ser una oportunidad para cuestionar si estas herramientas de evaluación funcionan en un mundo diverso y pluricultural".

Profesores y dirigentes de gremios magisteriales de 15 países de América afirmaron que la aplicación de pruebas estandarizadas ha "dividido a las escuelas en buenas o malas, y en función de esto invertir en las primeras, abriendo con esto la puerta a la privatización educativa". Por ello, anunciaron que impulsarán una lucha continental para revertir este proceso y construir una evaluación científica, democrática y crítica de los sistemas educativos, que incluya no sólo a docentes, alumnos y escuelas, también a las autoridades del sector "responsables de imponer reformas que hoy revelan su profundo fracaso".

Según la OCDE y la SEP los resultados de PISA deben ser considerados como una herramienta para mejorar la calidad educativa:

La prioridad de las reformas estructurales en México es mejorar los resultados escolares, según la OCDE, que también subraya la necesidad de eliminar obstáculos a la competencia en diversas industrias, quitar trabas a las empresas extranjeras o reformar la gestión de la petrolera estatal Pemex. En el capítulo dedicado a México de su informe anual "Objetivo crecimiento y crisis financiera" , la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) constata que todavía no se ven resultados del incremento del gasto en educación. En ese sentido, recuerda que pese a que ahora el gasto en educación de México supera, en términos de proporción del Producto Interior Bruto (PIB) , al de la media de los 30 miembros de la OCDE, los resultados en matemáticas de sus alumnos en las pruebas PISA (siglas en inglés del Programa Internacional para la Evaluación de Estudiantes) son los peores.

México se ha "distinguido" en dicha evaluación por ocupar el último lugar de los 30 países que integran la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos. Tan sólo en la prueba PISA 2006, 50 por ciento de los jóvenes se ubicó en los niveles cero y uno –los más bajos del rendimiento escolar– en las habilidades científicas, matemáticas y de lectura, lo que significa que no pueden resolver problemas elementales. Vázquez Mota exhortó a los secretarios de Educación de los estados a ver en esta prueba una "gran oportunidad" para valorar los "avances" desarrollados y considerarla como una aliada en la mejora de la calidad educativa.

3 comentarios:

Siete Albores dijo...

No creo que la evaluaciòn PISA tenga el objetivo de desprestigiar a la educaciòn pùblica, pienso que la prueba es objetiva sin mayor influencia de intereses polìticos. Lo que me parece pèsimo es que algunos gobiernos estàn invirtiendo mucho dinero en tergiversar los resultados.
Màs detalles en:

7albores.blogspot.com

Anónimo dijo...

Fuente: Montes Iván (2009). La prueba PISA en el Perú y sus impactos no deseados en el currículo escolar. En: Revista Signo Educativo, Año XVIII, N° 176, Mayo de 2009

La prueba PISA en el Perú y sus impactos no deseados en el currículo escolar

Iván Montes Iturrizaga (ivanmontes68@gmail.com)

Este año 2009 nuestro país volverá a participar en las pruebas PISA (Programa Internacional de Evaluación de Estudiantes) y nuevamente la expectativa se apodera de los medios de comunicación, las autoridades del sector y la sociedad en su conjunto. Todos quieren saber si el Perú mejoró su posición con respecto a los otros países evaluados, más aún, con los resultados poco auspiciosos que tuvimos en el 2002 (últimos de 41 países). También, los investigadores educacionales y analistas políticos ven en estas pruebas un insumo importante para comprender las brechas en el ámbito internacional e identificar factores dentro y fuera de la escuela asociados a tales rendimientos.

Sin embargo, y sin restar mérito a esta necesidad de conocer nuestra situación con respecto a los otros, este proceso (PISA) no nos señalará lo que tenemos que hacer para mejorar. Tampoco nos indicará con realismo dónde están nuestros principales problemas en el sector educación. Menos aún nos ilustrará con respecto a cómo estamos frente a nuestro Diseño Curricular Nacional.

Las pruebas PISA solo nos indicarán cómo estamos con respecto a los otros países evaluados en una serie de contenidos (capacidades), que si bien son muy relevantes, no llegan a coincidir ni con el 5 % de todo lo que nuestros niños y niñas tienen que aprender en las escuelas. Por consiguiente sería un error cifrar expectativas demasiado altas con respecto a los alcances de este sistema de medición.

Pero ahora, en la aplicación del 2009 de las mencionadas pruebas, se introduce en nuestro sistema un nuevo elemento: la preparación vía en entrenamiento. En otras palabras, ya están empezando a circular manuales e indicaciones ministeriales que recomiendan dedicar algunas horas del horario escolar para un estereotipado entrenamiento, cuando en realidad, solo bastaría una sencilla familiarización con el formato de prueba. Pero este fenómeno no es solo peruano ya que en España, México y otros países existen materiales diversos para “mejorar” y “estar listos” para esta medición de alcance internacional.

Podríamos preguntarnos a estas alturas del presente artículo: ¿Es justificable una preparación si la prueba no mide sino una parte del currículo?, ¿qué estaríamos dejando de lado por este entrenamiento?, ¿pretendemos familiarizarnos con el formato de prueba o trataremos de forzar la realidad para no quedar mal y evitar un nuevo “roche” ante los ojos del mundo?, ¿es equitativo que nuestros niños y niñas vayan a la escuela y ésta no siga el currículo por alinearse a unas pruebas de alcance limitado?, ¿no será mejor poner mayor empeño en políticas comprometidas por erradicar la exclusión que el sistema educativo hace de los grupos más vulnerables como las niñas, los discapacitados, los pobres y los que no tienen al castellano como lengua materna?

Sinceramente, no creo que valga la pena sacrificar el currículo, así sean unas cuantas horas, por PISA. Los estudiantes peruanos asisten a las escuelas para aprender historia y geografía del Perú, convivencia ciudadana, urbanidad, educación física, música, arte, danzas, disposición democrática y otras cosas más que PISA no contempla. Por tanto, sería razonable una socialización con el tipo de preguntas pero nunca una preparación para dar bien las pruebas. Sería absurdo pensar que un país como Finlandia (primer puesto) obtuvo resultados satisfactorios gracias a un proceso de adiestramiento gatillado artificialmente y que se desarrolló en desmedro de su currículo.

Quien sabe, hubiera sido más honesto, que las autoridades del sector recomienden a los maestros que enseñen siempre bien lo que tienen que enseñar. De esta manera tendríamos resultados fidedignos de nuestra situación en los contenidos o capacidades que ahora serán explorados con la prueba de este año. Pero ojo, teniendo siempre cuidado de no caer en la simplificación de afirmar que PISA es un indicador confiable de la calidad educativa. Menos aún, responsabilizar con exclusividad a los profesores, pues se sabe que el rendimiento se asocia a factores no alterables por la acción escolar como por ejemplo: la pobreza; el acceso a servicios básicos; el nivel de instrucción de los padres; y la capacidad profesional de los órganos intermedios, entre otros.

Es probable que la mejor fuente de comparación no sean los otros países, sino más bien, nuestro currículo (Diseño Curricular Nacional). Solo con esta comparación (currículo- logros) conoceremos a ciencia cierta si nuestros alumnos están aprendiendo los contenidos, actitudes y valores que el sistema plantea a todos (esto es lo que viene haciendo la UMC y lo que primeramente tendría que hacer cada maestro en su aula). No olvidemos que la educación básica es un fin en si mismo y que no podemos empeñar su alcance por unas pruebas, que por ser de aplicación mundial, carecen de pertinencia curricular e integralidad. Peor aún cuando la prueba PISA será aplicada a estudiantes de 15 años en promedio e independientemente de su ubicación en el sistema. Esto quiere decir que muchos niños peruanos de esa edad, pero cursando el 5to o 6to de primaria (extra-edad) por su situación de pobreza o exclusión, entrarán en “competencia” con alumnos de otros países concentrados mayormente en el décimo año de escolaridad.

Reconocemos que las pruebas PISA exploran aspectos de singular importancia y que ayudarán siempre a tener una visión comparativa. También es loable que en este año se recoja información sobre la vida personal de los estudiantes, los profesores y de las escuelas. Sin embargo, también creemos que el sistema educativo peruano debe de identificar y contrarrestar sus impactos no deseados en lugar de avivarlos.

Nuestro sistema educativo tiene que mejorar por el bien de nuestro país, pero no por una especie de competencia que se ha establecido a la luz de las pruebas PISA. Tenemos un Diseño Curricular Nacional con renovados compromisos, un Proyecto Educativo Nacional de consenso, un Instituto Peruano para la Evaluación, Acreditación y Certificación de la Educación Básica (IPEBA) preocupado por la calidad con equidad y una sólida Unidad de Medición de Calidad que podrían ser capaces de vertebrar un movimiento pedagógico auténtico en beneficio de nuestro país.

Es así, que ante todos estos avances en el Perú, tendríamos que preguntarnos si la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), ámbito político - ideológico de las pruebas PISA, y su discurso utilitario en cuanto a la formación humana nos interesa realmente.

¡Bienvenidas las pruebas PISA y las otras de similar alcance!, ¡Bienvenidas como insumo para reflexionar y tomar decisiones!, ¡Bienvenidas para darnos una idea de nuestra posición en el concierto internacional! Pero nunca bienvenidas para convertirse, aunque sea por unas semanas, en el currículo escolar nacional. Nadie matricula a sus hijos a la escuela para sacar una “buena nota” en PISA. Queremos que nuestros hijos se inserten en el sistema formal para que se forjen integralmente como personas y sean capaces de dar respuesta a nuestros desafíos nacionales.

Willy Contreras dijo...

Ivan montes iturrizaga. Felicitaciones! excelente disertación sobre PISA y la "influencia" en la realidad educativa nacional. Concuerdo totalmente. willy contreras