sábado, octubre 02, 2010

2 de octubre en el Distrito Federal


Todavía se recuerdan los eventos ocurridos el 2 de octubre de 1968 en el Distrito Federal, cuando en nombre de la guerra contra el comunismo (a saber que en el 2010 subsisten muy pocos gobiernos comunistas) y salvar las libertades de los mexicanos el gobierno federal a diestra y siniestra asesinó a estudiantes y ciudadanos comunes y corrientes. Hoy, autoridades del D.F. ofrecen una disculpa, sin embargo, no forman parte del grupo de poder y del partido político de dominaba la política de aquel entonces:

Durante la ceremonia del izamiento a media asta del lábaro patrio, el secretario de Transportes y Vialidad del Gobierno del DF, Armando Quintero, quien asistió a la Plaza de las Tres Culturas, ofreció como autoridad de la ciudad una "disculpa al pueblo de México y a las familias de los estudiantes que fueron brutalmente asesinados" el 2 de octubre de 1968. Además, demandó al resto de las instituciones involucradas en el genocidio "que ofrezcan una disculpa pública a los estudiantes como un signo de reconciliación" y consideró que a 42 años ya es hora de expresarla.

Si la historia actual de las universidades del Distrito Federal es distinta, en otros lugares persisten los problemas de violencia y de control político de las universidades públicas:

En los últimos meses, Jalisco ha presenciado una guerra encarnizada entre dos de los grupos más poderosos en el estado: la Universidad de Guadalajara (UdeG), controlada por el ex rector y ex diputado Raúl Padilla López y el que actualmente ostenta el poder Ejecutivo, con el gobernador Emilio González Márquez a la cabeza. El motivo ­—al menos el oficial— ha sido “el maltrato presupuestal” que llevó a la UdeG a movilizar a alrededor de 90 mil estudiantes, profesores y trabajadores —según sus propias cifras— en un megamarcha. Aunque en el discurso el dinero es el origen de esta guerra, se sabe que realmente es un problema político declarado entre ambos grupos. Y se ha convertido en el conflicto más intenso en los años recientes y el que ha tenido una rápida escalada. La Universidad de Guadalajara es la segunda universidad pública más grande de México después de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), con poco más de 200 mil estudiantes de nivel superior y medio superior. Actualmente, el poder formal lo ostenta el rector general Marco Antonio Cortés Guardado, quien llegó al puesto en agosto 2008, luego de que el Consejo General Universitario (CGU) destituyó, en una polémica sesión, a Carlos Briseño Torres.

En Durango detienen al rector que tuvo que solicitar un amparo:

El rector de la Universidad Juárez del Estado de Durango, Salvador Rodríguez Lugo, fue detenido por elementos de la Agencia Estatal de Investigación, quienes sin identificarse lo trasladaron a las instalaciones de la corporación bajo el señalamiento de “usurpación de funciones”. Sin embargo, la acción de la Procuraduría estatal no tuvo efecto, ya que horas antes Rodríguez Lugo obtuvo un amparo, así como la Universidad, con lo cual la institución recupera su autonomía y podrá continuar con el proceso de elección de rector el 8 de octubre próximo. En declaraciones el rector dijo que fue interceptado por una camioneta con torretas de la que descendieron tres personas uniformadas y le solicitaron que los acompañara. “No me maltrataron, no me golpearon, ni a mi, ni a mi chofer, me pidieron que los acompañara y así lo hice, me trajeron a la Procuraduría, donde he presentado el amparo que brindó una juez federal y me acaban de soltar”, dijo unos minutos después de haber sido liberado.

En Yucatán hubo enfrentamientos con estudiantes:

La Universidad Autónoma de Yucatán (UAY), representada por su dirección jurídica, amenazó con sancionar y aun expulsar a alumnos que participaron en los actos violentos en la Facultad de Derecho. En respuesta, los afectados, encabezados por Samuel Gómez Xecé, presidente en funciones de la sociedad de alumnos de la facultad, informaron que interpusieron denuncias ante las instancias ministeriales contra quien resulte responsable del enfrentamiento en el que tres alumnas resultaron heridas.

Definitivamente, 2 de octubre no se olvida.