sábado, marzo 10, 2012

abatir el alfabetismo nada funcional en jóvenes de bachillerato

El sistema escolar mexicano hace poco por fomentar el gusto por la lectura. De alguna manera, las escuelas logran que los estudiantes se alejen lo más pronto posible de los libros. Y no ayuda mucho que los posibles gobernantes federales, escriban libros, sin haber leído alguno antes. ¿Cúantos libros leen los estudiantes de bachillerato en México? Tres libros al año... contando aquellos que les piden para sus clases....

El encargado interino de la Secretaría de Educación Pública (SEP), Rodolfo Tuirán, calificó como una tragedia el promedio de lectura de los alumnos de bachillerato -3 libros al año-, por lo que la dependencia educativa puso en marcha un programa de fomento para el nivel medio superior. Tuirán Gutiérrez comentó que es “una suerte de síndrome” el hecho de que los mexicanos puedan acordarse del libro que más les gusta, pues según el funcionario en nuestro país pervive una indiferencia por la lectura, “pero de quienes dicen leer sólo la mitad sabe cuál es su libro favorito”, dijo el funcionario. Con este programa que funcionará a través de 75 nuevas salas de lectura en bachilleratos de todo el país se busca elevar el promedio nacional de libros leídos y mejorar el desempeño académico de los estudiantes. Tuirán también hizo un llamado para romper con lo que calificó como el “círculo vicioso” donde los estudiantes, por no leer, entienden poco o nada y, por no entender, no les dan ganas de leer. Subrayó que “en México la lectura no puede, ni debe ser un asunto exclusivo de ilustrados”. Asimismo, reconoció que si bien existen factores como el rezago educativo, la pobreza y la desigualdad, que son limitantes para formar un país de lectores, es necesario promover el gusto por los libros.

El sistema escolar no parece cambiar la cultura no lectora de México. Sabemos leer y escribir, pero no leemos para el desarrollo ni personal ni profesional. Quizá por ello, algún candidato aparentemente popular propone el fortalecimiento de una nueva industria de la telenovela. Así se evita tener el engorroso problema de tomar un libro:


En México, la población es indiferente a la lectura y es una tragedia que los estudiantes de bachillerato lean en promedio tres libros al año, mientras que los de educación superior apenas lean cinco. Pero es más trágico que de quienes dicen leer, sólo la mitad sepa cuál es su libro preferido, señaló el encargado de la SEP, Rodolfo Tuirán Gutiérrez. “Tenemos un país en donde es muy baja la frecuencia lectora. Cuando la lectura se practica poco, el resultado es que peor se hace y menos se entiende”, apuntó. El funcionario señaló que en nuestro país alrededor de la mitad de la población mayor de 12 años “tiene capacidades limitadas para leer, en consecuencia sólo entiende, algo, poco o simplemente nada de lo que lee, lo que configura un círculo vicioso muy difícil de romper”, lamentó. Tuirán Gutiérrez añadió que en promedio los mexicanos leen menos de tres libros al año, según la Encuesta Nacional de Hábitos, Práctica y Consumos Culturales 2010.

El sistema escolarizado parece más bien una fábrica de ninis... los chavos revientan como chinanpinas y prefieren el trabajo informal, mal pagado, sin seguridad social.... pero que no demanda ninguna competencia profesional ni la necesidad de contar con alguna credencial académica:

La educación media superior tecnológica enfrenta graves problemas, ya que mientras la deserción nacional en bachillerato es de 14.5 por ciento, en esta modalidad asciende a 23.2 por ciento y sólo escuelas de 18 entidades tienen una eficiencia terminal mayor a 50 por ciento. El estudio Vinculación entre los jóvenes y la educación media tecnológica, del Centro de Estudios Sociales y de Opinión Pública (Cesop) de la Cámara de Diputados, elaborado por Juan Pablo Aguirre Quezada, señala que hay indicadores que muestran carencias en la calidad de la enseñanza, lo que se suma a otros grandes problemas, como la inserción laboral de los egresados y que éstos trabajen en áreas afines a sus estudios. Pese a ser un sistema creado para lograr un rápido ingreso al mundo laboral, para los recién egresados de educación media técnica obtener un empleo no está garantizado, pues las oportunidades de trabajo dependen de factores no escolares, sino económicos o de producción, establece. Por ejemplo, en el estado de México, con la mayor matrícula de alumnos de la educación media superior y segundo lugar en el profesional técnico en el país, sólo se han colocado 14 mil 307 egresados del Colegio Nacional de Educación Profesional Técnica (Conalep) en los pasados seis años, mientras el total de alumnos inscritos en la bolsa de trabajo en el mismo lapso asciende a 50 mil 978 jóvenes. Lo anterior es un dato preocupante, ya que la entidad cuenta con corredores industriales importantes en Toluca, Naucalpan, Tlalnepantla, Lerma y Ecatepec, entre otros. En Morelos, el número de egresados del Colegio de Estudios Científicos y Tecnológicos del estado fue de 2 mil 423 en los cinco años recientes. De la última generación, sólo 22 por ciento labora en un ramo vinculado con su carrera técnica, precisa.

¿Podemos aspirar a crear una sociedad del conocimiento? ¿Seguiremos importando conocimiento, productos y servicios? ¿Por qué hemos creado una sociedad que no considera valiosa a la educación y no aspira a la sabiduría? Nos hemos conformado con "irla pasando". Y no parece que exista una pronta solución. Quizá la lectura nos pueda orientar, pero para ello tenemos que pasar de la primera página....