martes, marzo 06, 2012

las recurrentes y cíclicas huelgas de universidades mexicanas

Cada año, se repite la sequía de recursos financieros de las universidades públicas en México. Cada año, las universidades se encuentran como los maderos de San Juan:

Las universidades públicas estatales enfrentan obligaciones en el pago de pensiones y jubilaciones por 496 mil 392 millones de pesos, es decir, 22.4 por ciento más en términos reales que en 2002, cuando inició la aplicación del fondo extraordinario para abatir este déficit, advierte la Auditoría Superior de la Federación (ASF) en la revisión de la Cuenta Pública 2010. En su reporte de resultados del régimen de pensiones y jubilaciones en 28 instituciones públicas estatales que ese año recibieron recursos federales para hacer frente a sus pasivos financieros, destaca que las reformas estructurales aplicadas por estas casas de estudio han tenido un impacto positivo en mejorar la viabilidad financiera de sus sistemas de pensiones, pero no han logrado revertir la tendencia creciente de los pasivos laborales, lo que puede poner en riesgo la calidad educativa y el desarrollo de los programas académicos y de investigación.

Chapingo:

La Universidad Autónoma Chapingo permanece cerrada debido a la huelga del Sindicato de Trabajadores Académicos (STAUACh) en demanda de incremento salarial de 20 por ciento y un terreno para construir viviendas, entre otras demandas. Sindicalistas y autoridades académicas han dialogado en la Secretaría del Trabajo y Previsión Social (STPS), sin lograr un acuerdo, lo que mantiene sin actividad a 8 mil estudiantes, 2 mil trabajadores administrativos y mil profesores. Claudia Durán Rojas, secretaria general del STAUACh, aseguró que las autoridades académicas no tienen disposición para lograr un acuerdo. Explicó que entre las demandas de los huelguistas está cumplir la cláusula 122 del contrato colectivo de trabajo, referente a la dotación, por parte de las autoridades, de un terreno donde erigir viviendas para los profesores. Esta exigencia data de hace más de 20 años.

Coahuila:

Alrededor de 900 empleados administrativos de la Universidad Autónoma Agraria Antonio Narro (UAAAN) comenzaron este miércoles una huelga, al no llegar a acuerdos con la rectoría sobre bonificaciones económicas que los trabajadores reclaman desde el año pasado. El paro afecta a más de 5 mil alumnos de los planteles de Saltillo y Torreón. Grupos de estudiantes procedentes del sureste del país se organizaron de inmediato para viajar a sus lugares de origen. Gustavo Lara, secretario general del Sindicato de Trabajadores Administrativos de la UAAAN, informó que el contrato colectivo de trabajo fija que la rectoría entregará cada año a los trabajadores un bono en efectivo, pero esta vez no hubo acuerdo sobre la cantidad.

Querétaro:


El Sindicato de Trabajadores y Empleados de la Universidad Autónoma de Querétaro (STEUAQ) rechazó la propuesta de incremento salarial de 5 por ciento y de 2 por ciento en prestaciones que la rectoría ofreció en la revisión contractual de la casa de estudios, lo cual implica que la huelga emplazada por el STEUAQ. El rector Gilberto Herrera dijo que no tiene un nuevo ofrecimiento que realizar, pues carece de fondos para mejorarlo.

Guerrero:

Miembros del Sindicato de Trabajadores Técnicos, Administrativos y de Intendencia al Servicio de la Universidad Autónoma de Guerrero pararon ayer labores en todo el estado en demanda de aumento de 25 por ciento, zona salarial única y 90 días de aguinaldo, entre otros puntos. El dirigente del sindicato, Valerio Adame Rendón, detalló que el paro afectó a más de 65 mil alumnos. Los inconformes demandan que los empleados que se jubilen, fallezcan o renuncien puedan dejar sus plazas a familiares, que se recategorice a más de 300 trabajadores de base y se publique la convocatoria para recategorizar por antigüedad a empleados que carecen de méritos académicos.

¿Y la calidad educativa? Y ¿Los estudiantes? No parece interesar a los gobiernos ni federal ni estatales.