martes, abril 10, 2012

tipifican sanciones para castigar el abuso escolar o el bullying adulto contra los estudiantes

El acoso y abuso en la escuela es un problema del sistema de educación formal y ocurre en todo el mundo. Las escuelas siguen el diseño fabril del siglo XIX y no pueden acomodarse a los cambios y necesidades del siglo XXI. Las generaciones más veteranas, formadas en tales escuelas, siguen sin poder comprender el tema. El asunto del acoso escolar puede ser tan grave que incluso una película que trata el tema es censurada en los Estados Unidos por la violencia que allí se expresa.... los jóvenes no pueden ver la película pero tienen que ir todos los días a su escuela a sufrirla o ejercerla en carne propia:

Una película sobre el bullying encendió el debate sobre la forma en que los cineastas son intimidados para que censuren obras que podrían ofender a los grupos de presión que defienden los valores familiares en Estados Unidos. El asunto es la clasificación restrictiva R que se impuso recientemente al documental "Bully". Significa que los chicos menores de 17 años no pueden ver la película a menos que estén acompañados por un padre o guardián. La decisión ha enfurecido a los partidarios del filme, producido por Harvey Weinstein, el magnate independiente que está detrás de The Artist. Tenían la esperanza de exhibirlo en escuelas, donde los maestros podrían usarlo para motivar la conversación sobre un tema que cobró gran relevancia a raíz de una serie de suicidios adolescentes que recibieron mucha difusión. Weinstein ya ha amenazado con retirar su empresa del sistema de clasificación de la Asociación de Películas de Estados Unidos (MPAA, por sus siglas en inglés) en señal de protesta. En fecha reciente declaró a Hollywood Reporter: Es necesario que los chicos puedan ver esta cinta solos, no con sus padres, porque es la única forma en que en verdad pueda producir un cambio.

En México, nuestra conservadora sociedad se congratula por poder tipificar el abuso escolar; esto es, distinguir y nombrar a las agresiones para poderlas castigar. Poco se habla de prevenir o de erradicar. Estamos más contentos por poder castigar de manera organizada:

La falta de un marco regulador de las distintas formas para percibir y sancionar los hechos violentos cometidos por estudiantes dentro y en las inmediaciones de los planteles escolares permitía que muchas de estas conductas quedaran impunes o sus castigos violaran los derechos de los estudiantes. La Administración Federal de Servicios Educativos del Distrito Federal (AFSEDF) presentó el documento Marco para la Convivencia Escolar en las Escuelas de Educación Secundaria en el Distrito Federal, Derechos, Deberes y Disciplina Escolar, para subsanar la falta de parámetros que definan cómo actuar en situaciones de bullying o de violencia escolar. Se trata de un marco normativo, con tipificación de conductas, establecimiento de medidas correctivas y su aplicación, en un intento por combatir de manera integral la proliferación de ambientes violentos. La dependencia definió nueve niveles de violencia en su clasificación de conductas que perturban la convivencia en las escuelas y determina una sanción. Los niveles de violencia que estipula el Marco de Convivencia Escolar son: conductas de indisciplina leves; conductas perturbadoras del orden; conductas altamente perturbadoras del orden; conductas que provocan peligro; conductas discriminatorias y conductas violentas. Además de conductas agresivas de índole sexual; conductas de riesgo por posesión, consumo o distribución de sustancias tóxico adictivas; conductas de riesgo por posesión y/o uso de armas blancas y conductas de riesgo por posesión y/o uso de armas de fuego y explosivos. Los tres primeros niveles de violencia comprenden actos como la inasistencia escolar injustificada, utilizar sin autorización celulares o dispositivos electrónicos, participar en juegos de azar, copiar en un examen, plagiar contenidos o ingresar a los planteles educativos con personas no autorizadas. El marco de referencia estipula que para este tipo de faltas las sanciones correspondientes son la plática con el alumno, reuniones con los padres y destinar al estudiante a la realización de actividades extracurriculares. Las conductas peligrosas incrementan la consideración de riesgo en actos como realizar amenazas de bomba, provocar la detonación de objetos en el interior de los planteles o realizar actos de vandalismo. De acuerdo con el protocolo de sanciones, este tipo de conductas deberán ser castigadas con la suspensión de 3 a 5 días dentro del plantel y la atención sicológica del menor.

La CNDH propone discutir el tema dentro de la familia... sin embargo, parece no ofrecer alternativas cuando son esas familias las que tienen hijos que sufren el acoso escolar:

La Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) urgió a las familias mexicanas a promover la educación, la convivencia armónica, la igualdad de género, la aceptación de la diversidad y la solución pacífica de conflictos, a fin de eliminar el acoso escolar o “bullying”. Esa situación es un problema grave, por lo que es necesario sumar esfuerzos en todos los niveles de la sociedad a fin de prevenirlo, además de atender a las víctimas y eliminar su práctica en la comunidad educativa. El organismo autónomo precisó que urge educar a los niños y reafirmar su respeto a los derechos de los demás, lo cual “permitirá lograr una sociedad más segura y justa”. Lamentó que las agresiones se incrementen día a día y que exista una nueva vertiente de ese acoso, denominada “ciberbullying”, en el que se utilizan aparatos electrónicos y redes sociales para difundir imágenes o textos con las que se agrede, amenaza, ofende, ridiculiza y daña la dignidad de las personas.

¿Por qué las generaciones veteranas insisten en el diseño actual de las escuelas? El diseño de la fábrica del siglo XIX genera poco aprendizaje, grandes problemas de violencia y desencanto por aprender. La escuela actual parece más un reformatorio o una cárcel o un manicomio del siglo XIX.  Ese diseño es poco útil para crear una sociedad plenamente democrática y respetuosa de los derechos humanos. ¿No es momento de revisar los avances sobre el desarrollo humano y analizar el diseño de las escuelas?