sábado, abril 14, 2012

¿Correr a maestros de educación básica? ¿De dónde saldrían los nuevos?

 El 18 de mayo de 1994, México se convirtió en el miembro número 25 de la OCDE, desde hace 18 años pertenece a un exclusivo grupo de países que favorecen la ecomía global del siglo XXI. Desde entonces, las políticas de toda clase pasan por el tamiz del mundo globalizado. Debido a que la economía del siglo XXI depende del conocimiento; no es de sorprender que la OCDE constantemente está revisando el sistema escolarizado de México. Uno de los problemas recurrentes es su baja calidad educativa, asunto que se sabe desde la década de 1980. Han pasado décadas, gobiernos federales y la cosa sigue igual. ¿Qué nos dice el 18avo análisis de la OCDE? Nada nuevo:

Cerca de 30 por ciento de los maestros de educación básica podrían ser despedidos por mantener un pobre desempeño en su escuela, según la percepción de los propios maestros, sostiene el informe de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) Preparación de maestros y el desarrollo de líderes escolares para el siglo 21. El estudio expresa que los docentes, cuyas retribuciones son modificadas por su persistente bajo rendimiento son casi 40 por ciento del total, conforme reportan los educadores y alrededor de 25 por ciento de los alumnos en nuestro país tiene un director que piensa que la capacidad del plantel para enseñar se ve obstaculizada por falta de profesores calificados de ciencias y de matemáticas. El organismo internacional destaca que 66.9 por ciento de los profesores de secundaria no han participado en los recientes 18 meses en conferencias y seminarios educativos.

Una de las políticas globales para mejorar la calidad educativa ha sido impulsar la evaluación (de todo tipo) del sistema escolar. En las fechas recientes sindicatos de maestros se han manifestado en contra de la evaluación de la docencia. La SEP recuerda que por ley una de las atribuciones que tiene es la de establecer procesos de evaluación; es decir, con OCDE o sin OCDE es necesario evaluar de manera permanente un sistema federal tan grande como lo es el escolar:

De acuerdo con la Ley General de Educación, la Secretaría de Educación Pública (SEP) tiene las atribuciones para establecer procesos de evaluación, a fin de garantizar que el sistema educativo se mueve en la dirección correcta y que lo hace con mayor calidad, afirmó Rodolfo Tuirán Gutiérrez, subsecretario de Educación Superior, luego de la marcha de maestros en contra de la evaluación universal y para exigir la salida de Elba Esther Gordillo del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación.

Según autoridades educativas la evaluación universal no servirá (¿para gran cosa?) para correr a maestros de educación básica.... una ventaja laboral que quisieran millones de mexicanos que son evaluados por todas las formas imaginables para permanecer en un puesto de trabajo precario, sin prestaciones sociales y con bajo salario:

En el foro Evaluación universal en el marco de la reforma educativa, organizado por el Senado y la Coordinadora Nacional de los Trabajadores de la Educación (CNTE), la directora general de Evaluación de Políticas de la Secretaría de Educación Pública (SEP), Ana María Aceves Estrada, aseguró ante maestros y dirigentes seccionales que la evaluación que se aplicará a los profesores no es para correrlos y tampoco les afecta en sus derechos laborales. Los maestros y dirigentes de las secciones 7, 22, 31, 9, 14, 22 28, 10 y 34, en sus intervenciones en el foro, se manifestaron en contra de la evaluación que en breve les aplicará la SEP para saber en qué áreas están fallando. Argumentaron que esa prueba es para corrernos, para quitarnos nuestra plaza y viola nuestros derechos laborales. En sus intervenciones, Jorge Cázares Torres, de la sección 28 de Michoacán; Ismael Ceballos Delgado, de la sección 34 de Zacatecas; Azael Santiago Chepi, de la sección 22, Oaxaca; Francisco Bravo Herrera, perteneciente a la sección 9, Distrito Federal, entre otros, se pronunciaron en contra de esa evaluación al magisterio, porque no se nos tomó en cuenta y sólo la aplicarán siguiendo los criterios de la OCDE y del FMI. Anunciaron que continuarán en la lucha, y si es necesario, volveremos a salir a las calles en rechazo a esa evaluación. También solicitaron que el Senado no apruebe la reforma a la Ley General de Educación sobre la evaluación universal.

Al final de cuentas, el proceso de evaluación universal se aplaza hasta el 2015. Suponemos que se creerá que el siguiente gobierno federal puede permanecer en el siglo XX y continuar con un sistema escolar poco útil para el siglo XXI:

La Secretaría de Educación Pública (SEP) y el Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE) acordaron que será hasta 2015, y no a partir de junio próximo, cuando se apliquen todos los instrumentos que conforman la Evaluación Universal de Docentes y Directivos en Servicio de Educación Básica, que incluye tanto el aprovechamiento escolar que alcanzan sus alumnos como la preparación y desempeño profesional de los maestros, así como su formación continua. Pese a que la finalidad de la evaluación universal, de acuerdo con las autoridades educativas, es obtener diagnósticos integrales de las competencias profesionales de todos los docentes, en lo que respecta al desempeño profesional, que busca conocer la calidad de la práctica en el aula, medida por medio de estándares de ejercicio de enseñanza y gestión escolar, sólo se integrarán al diagnostico hasta que la dependencia generalice su implementación, sin fijar una fecha precisa. En cuanto a los resultados en formación continua, que buscan medir el impacto de la actualización y capacitación del magisterio para el fortalecimiento de sus competencias académicas, serán aplicados hasta el segundo ciclo del nuevo modelo de evaluación, previsto para 2015. De acuerdo con los lineamientos generales que regulan la evaluación universal se establece que el diagnóstico de cada participante se realizará con los resultados de los componentes de aprovechamiento escolar y preparación profesional, en tanto la evaluación del desempeño profesional y formación continúa se implementen, por lo que no se evaluarán los cuatro componentes a partir de este ciclo escolar De esta forma, sólo se tomará en consideración para el diagnóstico de los docentes, que arranca este 24 de junio, los resultados que obtengan sus alumnos en la Evaluación Nacional de Logro Académico en Centros Escolares (Enlace), así como la aplicación de exámenes estandarizados por nivel educativo que en 2012 se aplicará a 550 mil docentes de primaria en todo el país.

Los docentes continuarán sus protestas regresando de las vacaciones de primavera... ya que necesitaban descansar de las protestas anteriores:

Profesores disidentes de 12 entidades del país iniciarán a partir del 16 de abril una nueva jornada de lucha que contempla interponer amparos en contra de la Evaluación Universal, prevista para el 24 de junio, así como iniciar la organización para detener en todo el país la aplicación de la prueba estandarizada, afirmó Artemio Ortiz Hurtado, secretario general del Comité Ejecutivo Democrático del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación. Al concluir los trabajos del cuarto pleno nacional ordinario de representantes sindicales del movimiento democrático magisterial, se informó que acudirán ante las secretarías de Hacienda, Educación y Gobernación para entregar su pliego nacional de demandas, en tanto seguimos informando sobre la necesidad de tener una estrategia en cada escuela y zona escolar para detener la evaluación pactada entre la cúpula elbista y la Secretaría de Educación Pública.

Así el tema de mejorar la calidad educativa se ha reducido al supuesto de correr a maestros de su plaza... con esta reducción la única discusión es un asunto laboral.... así se perpetúa el simbiótico problema con los sindicatos de docentes de escuelas... al final ni se corre maestros, ni se evalúa, ni se plantean soluciones, ni mejora la calidad educativa.  Una pregunta que no tiene solución: Si se corre a los docentes actuales, ¿Con quiénes se sustituirían? Los posibles reemplazos tendrían las mismas características que los actuales porque no tenemos un sistema alternativo para formar docentes, porque los gobernadores siguen pensando que la federación es la responsable de la formación de los docentes de los sistemas estatales, porque los políticos quieren seguir usando la relación sindicato-gobierno para conseguir votos corporativos, porque expertos y sociedad mexicana siguen pensando que el diseño actual de las escuelas funciona, a pesar de los malos resultados. No se ve una solución viable manteniendo el sistema escolar de mitad del siglo XX.