sábado, mayo 26, 2012

invertir en ciencia o seguir administrando la pobreza, he ahí el dilema

Dime en que gastas y te diré si vives en un país tercermundista. Una de las características de los neovirreyes sexenales de México es su tendencia al despilfarro y a la insistencia en gastar en inutilidades monumentales, más tarde o más temprano, sucumben al imaginario del Faraón Keops y dejar su nombre para la posteridad. El problema es que no entienden que en México todos son recordados... por su soberbia, su falta de inteligencia colectiva, su egoísmo y especialmente por su autoritarismo. En esta administración se ha construído un gigantesco foco... que ni es bello, ni siquiera ecológico. Un foco mientras hay todavía mexicanos que no cuentan con luz eléctrica en sus casas:

En los primeros cuatro meses de operación del Monumento del Bicentenario Estela de Luz se gastaron más de 178 mil pesos por el pago del suministro eléctrico que lo mantiene encendido. Ignacio López, director de III Servicios, dijo que el consumo energético de cada uno de los paneles que conforman la Estela de Luz corresponde a mantener encendido un foco de 100 watts. El monumento cuenta con mil 704 placas de cuarzo (de .75 por 1.5 metros) integradas por 36 focos led cada una, por lo que la obra totalmente encendida consume 170.4 kilowatts (kw) por hora, el equivalente a iluminar 170 casas.

Los elefantes blancos mexicanos no han contribuido gran cosa para el desarrollo económico y social del país. Tenemos que abandonar esas ideas:

Para que el país abandone la era de las “décadas perdidas” e ingrese en la etapa de la recuperación de un futuro con esperanza es indispensable que el rango de las responsabilidades de la comunidad científica se eleve dentro de la administración pública, con lo que se asumiría el carácter estratégico de las ciencias, las humanidades y la tecnología para el desarrollo de la nación, aseguró el astrónomo José Franco López al tomar posesión como nuevo presidente de la Academia Mexicana de Ciencias (AMC). El investigador subrayó que uno de sus principales propósitos será que la AMC convenza y busque “con firmeza”, ante quien resulte electo presidente en el próximo proceso electoral, que se garantice el progreso del país con base en el conocimiento. Refirió que la falta de inversión en el sector ha generado grandes deficiencias y un rezago generalizado que ubica a México en difíciles condiciones para competir en el mundo actual. Los logros no llegan a la sociedad. Franco indicó que el gran potencial de conocimiento con el que cuenta México no se aprovecha. “La sociedad se entera muy poco de los logros que alcanzan los científicos. Sus servicios no son requeridos por los tomadores de decisiones, ni respaldados con recursos, mucho menos empleados para la elaboración de políticas públicas. Lo anterior se traduce en una muy pobre contribución del conocimiento al desarrollo nacional, que desafortunadamente tiene muy altos costos para el país.”

Y la comunidad científica ya no quiere parecerse a los maderos de San Juan, y después de décadas de andar mendigando a los gobiernos federales o estatales, se ha decidido a tomar cartas en el asunto y a demandar a los responsables de evitar que se invierta en la ciencia y la tecnología:

Organizaciones de científicos, universidades, centros de investigación y empresas de innovación tecnológica en México demandaron ante la Secretaría de la Función Pública (SFP) y la Auditoría Superior de la Federación (ASF) imponer sanciones administrativas y ante el Ministerio Público (MP) en contra de quien resulte responsable en la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) por los “daños y perjuicios” ocasionados a México al dejar de invertir en ciencia 464 mil 484 millones de pesos en el periodo de 2006 a 2011. El reclamo al gobierno federal es que se lleve ante el MP a quienes, por sus hechos, pudieron de manera consecutiva cometer un delito “como consecuencia del procedimiento administrativo instrumentado”. La denuncia plantea que “las conductas omisivas de servidores públicos de la Secretaría de Hacienda (SHCP) acentúan el subdesarrollo y desperdician el potencial de los investigadores que con mucho trabajo logra formar México”, acusa el Foro Consultivo Científico y Tecnológico. Al no invertir el 1% del Producto Interno Bruto (PIB), se provocó que quienes concluyen una especialización no encuentren un lugar para desarrollarse, ante la insuficiencia de centros de investigación y plazas de trabajo. “Estos jóvenes científicos han sido afectados en su esfera jurídica por el incumplimiento de dichos servidores públicos a lo dispuesto por los artículos 9 bis de la Ley de Ciencia y Tecnología, y 25 de la Ley General de Educación”. Esa organización, que agrupa a las principales universidades del país como la Nacional Autónoma de México (UNAM), el Instituto Politécnico Nacional (IPN) y demás afiliadas a la Asociación Nacional de Universidades e Instituciones de Educación Superior (ANUIES), así como a organizaciones como la Academia Mexicana de Ciencias, con más de mil 200 científicos, y las academias de la lengua, medicina, ingeniería e historia del país, demandaron que se inicie una investigación administrativa.

Ha sido una iniciativa privada la que ofrece una oportunidad para insertarse en la economía del siglo XXI:

La Iniciativa Slim en Medicina Genómica, en la que colaboran juntos científicos de México y Estados Unidos, ha avanzado a una velocidad que nadie imaginó. Ya se cuenta con muchos resultados sobre genómica de la diabetes y varios tipos de cáncer, pero lo más importante es que los mexicanos están construyendo capacidades que los ponen en la vanguardia mundial de la medicina genómica, expresó, el profesor Eric Lander, co-director del Consejo de Asesores Científicos del presidente de Estados Unidos, Barack Obama, Fundador del Broad Institute de Medicina Genómica y uno de los autores del sistema que permitió acelerar y completar la secuenciación del genoma humano, publicado en 2001. 

El profesor Lander colabora con la Iniciativa Slim en Medicina Genómica, donde participan 40 científicos mexicanos.

— Yo veo buenas noticias para México desde el mundo de la genómica. Veo con mucha emoción los pasos que este país está tomando, como esta colaboración iniciada por el Instituto Slim de la Salud, la cual ha impulsado a México hacia la vanguardia de los estudios mundiales de genómica.



Y como hemos publicado en reiteradas veces en este blog, no es por falta de talentos mexicanos:

El Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT) seleccionó a  10 jóvenes mexicanos como los más brillantes e innovadores investigadores menores de 35 años. 

La institución señala que los designados son Ana Laborde, Juan Pablo Esquivel, Javier Lozano, José Manuel Aguilar,  Javier Gómez, Damar López-Arredondo, Rodrigo Martínez, Jordi Muñoz, Jorge Soto y Manuel Wiechers.

 Esta es la primera ocasión en que los especialistas premiaron a los mexicanos en este rubro.

 El objetivo era incentivar mediante le premio a los jóvenes mexicanos, quienes están buscando y desarrollando nuevos caminos con ideas innovadoras en  áreas como la tecnología, biotecnología, informática o telecomunicaciones.

Los jóvenes emprendedores son egresados de instituciones mexicanas como la UNAM, el Cinvestav, el Instituto Tecnológico de Monterrey, el Instituto de Microelectrónica de Barcelona y la Escuela Universitaria Londres.

 Estos jóvenes desarrollaron sistemas de bajo costo y con tiempos cortos de acción, con los cuales han obtenido  para vacunas, sistemas de energía miniaturizados para dispositivos portátiles, control de enfermedades cardíacas a través de tecnologías móviles, equipos solares inteligentes para comunidades alejadas y sistemas rotóricos asequibles, entre otros.



Como ejemplo de estos jóvenes:

El Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT) reconoció como innovadora del año a Damar López-Arredondo, estudiante de doctorado en Biotecnología de Plantas e Ingeniería Genética del Cinvestav. La estudiante de 28 años de edad fue galardonada con el premio TR35 por su trabajo en el desarrollo de cultivos genéticamente modificados para optimizar el uso de fertilizantes. La experta en ingeniería genética comentó que la producción actual de alimentos requiere alrededor de 50 millones de toneladas de fertilizantes fosfatados, que tienen un costo de casi 50 mil millones de dólares, y cada año se incrementa un 2 por ciento. A ese ritmo, en 100 años las reservas de fósforo estarán agotadas, lo que también generará una crisis alimentaria si no se desarrollan tecnologías para disminuir su consumo. Su proyecto consiste en crear “plantas eficientes” capaces de absorber para nutrirse y crecer un compuesto mineral derivado del fósforo llamado fosfito, el cual ni las malezas ni los microrganismos del suelo pueden utilizar, lo cual elimina la competencia por este nutriente. El desarrollo de “plantas eficientes” y el empleo del fosfito, ayudarán no sólo a disminuir de entre 30 a 50 por ciento la cantidad de fertilizante utilizado, sino también se reducirá el uso de herbicidas que se emplean en el control de malezas, pues éstas no tendrían cómo alimentarse.

Y mientras México sigue dependiendo de la venta de petróleo crudo, el primer mundo está preparando la tecnología para cuando se acabe el petróleo:

Utilizando un virus inofensivo para el ser humano, investigadores del Laboratorio Nacional Lawrence Berkeley, en Estados Unidos, lograron generar electricidad, la suficiente como para encender una pantalla pequeña de cristal líquido. Al pulsar un electrodo, del tamaño de un sello postal y recubierto con una fina capa de virus específicamente diseñados genéticamente, se puede convertir la fuerza que imprime nuestro dedo en energía. Esto se logra gracias a las propiedades piezoeléctricas de un material biológico, en este caso un virus. Esta característica consiste en la capacidad en la que un sólido acumula una carga eléctrica en respuesta a una tensión mecánica. El virus utilizado es el bacteriófago M13, que sólo ataca a bacterias, por lo que es inofensivo para las personas. El desarrollo de dispositivos como el logrado permitiría aprovechar los movimientos habituales donde se ejerce una tensión, como subir las escaleras, para producir energía eléctrica.

¿Acaso tú candidato preferido está hablando sobre la ciencia y la tecnología? ¿Piensas que está tratando de tener en su equipo a científicos y expertos en tecnología o está acudiendo a brujos y lectores del Tarot para ganar a toda costa las elecciones federales? El viejo régimen y los gobiernos de la transición han mostrado pavor por invertir en la ciencia y tecnología, en construir un sistema universitario de buena calidad o abrir más universidadades. En lugar de ello, han apostado por administrar la pobreza y gobernar desde la televisión. Apaga la tele y mejor lee un buen libro sobre divulgación de la ciencia o busca en internet buenos videos sobre ciencia y tecnología.