miércoles, enero 30, 2008

El SNTE no contribuye a mejorar la calidad educativa

Desde el punto de vista de la OCDE, el SNTE no contribuye a mejorar la calidad educativa:

La Organización para la Cooperación y Desarrollo Económicos (OCDE) asegura que la relación del gobierno mexicano con el Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE) no ha sido la ideal, y eso se refleja en los magros resultados que ha obtenido el país en la prueba PISA 2006. “En otros países los sindicatos aportan un alto potencial de trabajo y juegan un papel constructivo”, señala Andreas Schleicher, jefe de la división de indicadores y análisis de la Dirección de Educación del organismo, e insiste: aquí la relación no ha sido ideal.

A diferencia de México, los sindicatos de maestros de otros países, como Finlandia o Suecia, juegan un papel determinante en el sistema educativo: no sólo imparten clases, sino que los maestros son los principales actores para tener una mejor educación. “Los sindicatos de maestros deben tomar la profesión como un todo, donde el gobierno y este organismo sindical dejen a un lado el debate. En muchos países hemos visto que los gobiernos colaboran junto con sus sindicatos para tener una mejor educación porque están comprometidos con la enseñanza”, afirmó el creador de la prueba PISA. Asimismo, mencionó que no todos los países en los que el alumno tiene un buen desempeño académico cuentan con sindicatos, pero en otros como en México el sindicato se convierte en un guardián de los salarios de los maestros, pero no buscan mejorar las oportunidades de desarrollo de los docentes.

Por si fuera poco, el sistema educativo actual refuerza la inequidad:

La OCDE recomendó a México evaluar a los profesores, “aunque sea un tema controversial”, fijar estándares y metas ambiciosas para los alumnos y que las autoridades establezcan las condiciones para la autonomía de los centros escolares como parte de las estrategias para mejorar los resultados de los alumnos mexicanos. Andreas Schleicher, jefe de la división de indicadores y análisis de la OCDE precisó que “más dinero no es la solución a los problemas” porque México ha destinado suficientes recursos que no se traducen en resultados. En una reunión con funcionarios de la SEP, explicó que el sistema educativo mexicano “refuerza las desigualdades socioeconómicas”, a diferencia del de otros países como Finlandia, donde sus estudiantes alcanzan niveles altos, el sistema “modera” las diferencias.