martes, junio 09, 2009

44 niños mueren en una guardería en México

Un indicador sobre la importancia de los derechos del niño que otorgan los países son las condiciones de las estancias infantiles (mal llamadas guarderías por el gobierno federal). Las condiciones de estos centros en el país sálvesequienpueda son deplorables. Ante la epidemia del virus AH1N1 y ante los accidentes estos centros son un peligro para México. Al Estado Mexicano simplemente no le interesa:

Desde hace diez años el IMSS no ha construido una guardería nueva que administre de manera directa. Las que se han abierto han sido bajo el esquema de subrogación, es decir, operadas por particulares con apoyo oficial. De acuerdo con información disponible en la página web del IMSS, de 1999 a 2008 el número total de guarderías del Instituto se incrementó de 582 a mil 554, y el número de infantes inscritos también fue a la alza: pasó de 74 mil 237 a 214 mil 34. Sin embargo, las guarderías que opera directamente el IMSS se han mantenido sin cambios desde 1999, y el número de niños inscritos en ellas disminuyó.

Estos centros son auténticos "corralitos infantiles" inseguros e insalubres. Resultan ser un foco de infección y un lugar plagado de peligros latentes:

Casi la mitad de las guarderías que coordina el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) opera con sobrecupo de infantes: 46 por ciento de esas estancias aceptaron inscribir a más niños y niñas de lo que su capacidad física les permite. Además, menos de tres por ciento son dirigidas por un licenciado en educación preescolar y 20 por ciento tienen como director a un “ciudadano”.

Solamente tras una tragedia que causó la muerte de 44 niños, la CNDH ha iniciado una investigación sobre el asunto. Despúes del niño ahogado se tapa el pozo dice la sabiduría popular. Parece que a nadie le importan los derechos de los niños y las niñas que habitan en nuestro territorio:

La Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) inició una queja de oficio para investigar y determinar las posibles violaciones a los derechos fundamentales en que pudieron haber incurrido diversas autoridades en el incendio de la guardería ABC de Hermosillo, Sonora, que ha dejado un saldo de 44 niños muertos. Mediante un comunicado de prensa la CNDH informó que las autoridades que pudieran estar involucradas en ese siniestro son el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) y los gobiernos estatal de Sonora y municipal de Hermosillo.

Estos centros que deberían ser seguros y saludables, en realidad son trampas que esperan un error y una fatalidad:

Rutas de evacuación mal diseñadas y salidas de emergencias obstruidas detectaron los peritos de las procuradurías generales de la República (PGR) y de Justicia del Estado (PGJE) que investigan el incendio en la guardería ABC de Hermosillo, Sonora, que ha dejado un saldo de 44 niños muertos. El titular de la PGJE, Abel Murrieta Gutiérrez, señaló que las investigaciones apuntan a que un cortocircuito en un aparato enfriador de aire, conocido como “cooler”, localizado en una bodega de la Secretaría estatal de Hacienda, habría ocasionado el incendio en la estancia infantil del Instituto Mexicano del Seguro Social en la colonia popular Y-Griega. El fiscal estatal presentó documentos, fotografías, dibujos en tercera dimensión y videos, en los que se muestran las condiciones internas de la bodega habilitada como estancia infantil. Claramente se observó en el material, que tanto las rutas de evacuación como las puertas de emergencia, eran deficientes. “Una puerta (de emergencia) se abrió, pero no sabemos si durante o después del incendio, tenía una chapa de seguridad en vez de un botón de seguridad”, mencionó el fiscal estatal. Una de las salidas de urgencia estaba en un aula, lo cual presumió el procurador que se trata de otra anomalía. La otra se encontraba en la cocina. Los caminos hacía ambas no estaban libres.

¿Quiénes eran los responsables de la seguridad, salud y educación de estos niños? Relucen los nombres de funcionarios públicos y personajes de los partidos políticos que año con año, elección tras elección, hacen promesas y buscan ávidos los votos de los ciudadanos utilizando discursos sobre la importancia del cuidado y educación de la infancia mexicana. ¿Se va a castigar a los responsables? En el país elquenotransanoavanza eso no ocurre jamás:

El gobernador Eduardo Bours Castelo admitió que dos de las dueñas de la guardería ABC, que se incendió el viernes anterior, son esposas de funcionarios de su gabinete, otro es encargado de finanzas del PRI estatal y una más es tía de Margarita Zavala, esposa del titular del poder ejecutivo federal. La Procuraduría de Justicia estatal dio a conocer por su parte que hasta el momento han muerto 44 niños por la conflagración en la estancia infantil, siniestro por el cual siguen hospitalizados 16 menores y cuatro adultos.

La corrupción y la avaricia son más importantes que los niños y las niñas:

Además de las anomalías en materia de seguridad que presentaba la guardería ABC —y que ya fueron admitidas por la Procuraduría General de Justicia—, las educadoras laboraban bajo la amenaza de ser despedidas si revelaban al Instituto Mexicano del Seguro Social otras irregularidades, como las condiciones de antihigiene. De acuerdo con el testimonio de una ex trabajadora de dicha estancia infantil, que pidió el anonimato, la coordinadora regional de guarderías del IMSS, Yadira Barrera, realizaba las visitas de manera frecuente y solapaba las anomalías. La ex empleada comenta que era Sandra Lucía Téllez Nieves, esposa del subsecretario de Ganadería del estado, Alberto Escalante Hoffer, quien en la práctica se encargaba de las operaciones administrativas y contables. Aunque tiene otros socios, como los que aparecen en la razón social que fue dada conocer por el gobierno del estado, como Gildardo Urquídez Serrano (actual secretario de Finanzas del Comité Estatal del PRI) y Marcia Matilde Altagracia Gómez del Campo Tonella (tía de Margarita Zavala de Calderón); Téllez Nieves llevaba las riendas del lugar, como también lo hace con otra institución llamada Guardería del Río, ubicada sobre la calle, Galena, en la colonia Centenario, aseguró la fuente.

Un nuevo accidente provoca histeria y pone de relieve el peligro de los "corralitos infantiles" en donde dejamos a nuestros niños y nuestras niñas:

La psicosis se apoderó de decenas de padres y madres en Hermosillo, Sonora, al registrarse un corto circuito en la guardería Estancia y Desarrollo Infantil, también subrogada del IMSS, en la colonia La Huerta. El incidente, que obligó el desalojo inmediato y clausura temporal de la estancia infantil, avivó el temor que se mantiene en la ciudad tras el incendio el viernes pasado en la Guardería ABC. Decenas de padres y madres acudieron corriendo y llorando hasta la estancia infantil de La Huerta, donde bomberos, policías y soldados ayudaban al desalojo, luego de que en la azotea del edificio un hombre recibió una descarga eléctrica cuando realizaba labores de pintura e impermeabilización. A la vista quedó que el lugar no cuenta con salidas de emergencia apropiadas

La muerte de 44 infantes ha obligado a algunos estados a revisar las guarderías y estancias infantiles:

Autoridades de Protección Civil del Distrito Federal, Michoacán, Nayarit, Veracruz, Tamaulipas, Morelos, Puebla, Coahuila, Oaxaca y Nuevo León iniciaron la revisión de estancias infantiles. El operativo es para verificar las medidas de seguridad en los planteles y evitar un accidente como el de Hermosillo, Sonora, el cual cobró la vida de 44 menores. Al respecto, la Dirección de Protección Civil de Hermosillo solicitará, a autoridades federales y estatales, mayor participación al realizar supervisiones en la seguridad de establecimientos y edificios. El titular de la dependencia municipal, Roberto Copado Gutiérrez, señaló que el municipio carece de un marco jurídico para regular la operación de las guarderías.