miércoles, febrero 08, 2012

la situación de la normal de Ayotzinapa llega al congreso

El conflicto con la escuela normal de Ayotizapa sigue sin resolverse:

La titular de la Secretaría de Educación Guerrero (SEG), Silvia Romero Suárez, manifestó que en tanto los estudiantes de la Escuela Normal Rural de Ayotzinapa Raúl Isidro Burgos no regresen a clases, no se entregarán los recursos para el comedor del plantel. Romero Suárez desmintió que se estén reteniendo los recursos para el comedor del plantel; al contrario, hubo un incremento de 35 a 50 pesos diarios para cada uno de los 510 estudiantes de esa institución. Con relación al otorgamiento de plazas a egresados de esa normal, la funcionaria señaló que no se pueden entregar nuevas plazas porque no hay techo presupuestal; eso provocaría una crisis severa de solvencia económica, que llevaría a la quiebra a la SEG, y eso ya se le explicó a los egresados: nosotros no tendríamos con qué pagar dichas plazas.

El asunto llega al Congreso, sin embargo, no se pueden reiniciar las clases:

La Comisión de Gobernación de la Comisión Permanente acordó constituir un gupo bicamaral que continúe las investigaciones sobre el asesinato de dos estudiantes de la Normal Rural de Ayotiznapa, Guerrero. Asimismo, el grupo plural de diputados y senadores que hasta ahora lleva las relaciones con los alumnos y media con los gobiernos federal y estatal exhortó a los jóvenes a permitir el reinicio de clases y que se realice una visita al plantel. Ante las evasivas de los estudiantes, el presidente del grupo de trabajo, Alejandro Moreno Merino (PRI), los cuestionó: ¿O acaso tienen algo que ocultar en Ayotzinapa? Los estudiantes respondieron que no se permitirá la visita hasta que se inicie el juicio político contra el gobernador Ángel Aguirre Rivero, pero diputados y senadores de PRI, PAN, PRD y PT les explicaron que el juicio de procedencia suele consumir varios meses, y que para cuando se apruebe, los normalistas no sólo habrán perdido el semestre, sino incluso la carrera. El grupo de trabajo les ratificó que una de las demandas de los estudiantes y del propio Poder Legislativo es que esa normal no sea clausurada definitivamente. No clamen ustedes que no se cierre, cuando son ustedes los que la cierran, insistió Moreno Merino. El legislador resaltó que las normales rurales han dado oportunidad de estudiar a miles de jóvenes, y que en ese sentido bajo ninguna circunstancia se puede cerrar la de Ayotzinapa. Sería un error y un absurdo histórico. Sería de analfabetas, con todo lo que las normales han aportado al país, expuso.

La SEP envía un informe sobre las situaciones "irregulares" de las escuelas normales rurales:

La Secretaría de Educación Pública (SEP) informa ante legisladores, que los 17 planteles de este sistema están bajo la influencia de comités estudiantiles que imponen reglas ajenas al sentido académico. Es de los años 70 la práctica de los comités estudiantiles en el ingreso de alumnos. Esos grupos “no aplican criterios académicos, sino de fidelidad ideológica y lealtad política, lo que erosiona la autoridad del Estado (autoridades federales y estatales)”, asegura la secretaría. El informe da cuenta de la carencia de disciplina, de la ocupación extraescolar de las instalaciones por parte de los alumnos e, incluso, afirma que “no hay control del uso de bebidas alcohólicas o tabaco”. La vida interna en estas normales está marcada por prácticas autoritarias desde el ingreso a la carrera, y ese ambiente en ocasiones determina la salida de jóvenes que no se adaptan a la voluntad de una minoría. “Las prácticas políticas que se desarrollan en estas instituciones distan de poderse llamar democráticas, teniendo un talante claramente autoritario, en donde el punto de vista del comité estudiantil se le impone al resto de la comunidad y la disidencia es duramente castigada, incluso con la expulsión del plantel”. La educación normal rural se imparte en 17 estados y, de acuerdo con el informe elaborado por la Subsecretaría de Educación Superior, tiene una matrícula de seis mil 990 alumnos, de los cuales tres mil 750 son mujeres y tres mil 240, hombres. En Ayotzinapa, la matrícula es de 506 alumnos y cuenta con 19 aulas, biblioteca, dos salas de cómputo, dos talleres, gimnasio y ocho canchas.

Un informe no puede describir la complejidad del sistema de educación normal:

Un informe de la Subsecretaría de Educación Superior proporcionado a legisladores que siguen el conflicto de Ayotzinapa, presenta un perfil de bajo rendimiento escolar y carencia de disciplina académica. Sería un error, con base en esta información, estigmatizar a todos los normalistas. Sin embargo, sí debe existir una correspondencia entre la exigencia de empleo y la calidad de los profesores que egresan de las escuelas especializadas. Lo cuestionable de esta dinámica de otorgamiento de plazas de maestro, cual negociación política, es que deja de lado el derecho de los alumnos de educación básica y de la sociedad en general de preparar a las siguientes generaciones con los mejores profesores. Algunos gobiernos han llegado al extremo de ofrecer cientos de puestos a los egresados sin otro requisito que el de haber estado en una normal. El sistema educativo en México vive en la inercia de otros tiempos, cuando la demanda de educación era tal —y la falta de profesionistas también— que incluso personas sin preparación docente eran habilitadas como profesores. Hacer lo mismo en el siglo XXI es inviable, no sólo porque la dinámica económica y demográfica es distinta, sino porque el resto del mundo sí ha reformado sus sistemas para hacerlos más competitivos. Las evaluaciones nacionales e internacionales a profesores y alumnos evidencian que México se encuentra muy rebasado en este rubro. Es importante que quien estudia tenga oportunidades de empleo, pero también lo es que los alumnos tengan profesores de calidad. En ese balance está la clave de una política educativa justa.

Siguen las pesquisas para esclarecer el asesinato de los estudiantes:

El comisionado general de la Policía Federal (PF), Facundo Rosas Rosas, asistió a la sede de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) con motivo de la investigación que este organismo realiza sobre la muerte de dos estudiantes de la Normal Rural de Ayotzinapa. La diligencia duró apenas 35 minutos, durante los cuales le presentaron los detalles de la queja presentada por estudiantes y se le plantearon diversas preguntas relacionadas con la actuación de sus elementos el pasado 12 de diciembre, informó el ombudsman Raúl Plascencia.

Un estudiante presenta una denuncia por tortura:


Gerardo Torres Pérez, estudiante de la Normal Rural de Ayotzinapa, presentó una denuncia ante la Procuraduría General de Justicia del Estado de Guerrero (PGJE) por la presunta tortura que sufrió. De acuerdo con información dada a conocer por el Centro de Derechos Humanos de La Montaña "Tlachinollan", el alumno fue torturado física y psicológicamente por elementos de la PGJE para que tomara un arma de fuego de grueso calibre y disparara para responsabilizarlo por la balacera suscitada sobre la Autopista del Sol.

La Policía Federal suspende a cinco elementos por los hechos ocurridos:

La Policía Federal (PF) suspendió del servicio y les retiró el grado y cargo a cinco elementos —entre ellos un mando— que patearon y golpearon a estudiantes de la Escuela Normal Rural de Ayotzinapa, Guerrero, Raúl Isidro Burgos. El caso de los cinco policías federales se encuentra en litigio jurídico en el Consejo de la institución quien deberá determinar si son dados de baja definitivamente de la corporación y si son acreedores a alguna sanción. Los policías suspendidos aparecen en un video, difundido por el gobierno del estado de Guerrero, golpeando y pateando a estudiantes que se manifestaban en la Autopista del Sol. En el video uno de los policías aparece realizado disparos al aire, sin embargo, los elementos federales se encontraban en un lugar distinto al que fueron abatidos a tiros dos normalistas.

Los estudiantes exigen que se publique la convocatoria de nuevo ingreso a la escuela normal:

Pablo Juárez, dirigente de los estudiantes de la Escuela Normal Rural Raúl Isidro Burgos, de Ayotzinapa, exigió al gobierno de Guerrero que publique la convocatoria para los estudiantes de nuevo ingreso al plantel porque de lo contrario sería como si desapareciera la escuela y eso no lo vamos a permitir. En entrevista, Juárez recordó que para estas fechas ya suelen estar en marcha las negociaciones con la Secretaría de Educación en Guerrero (SEG), y normalmente se publica la convocatoria entre el primero y el 4 de marzo. Destacó que a partir de la muerte de nuestros compañeros Gabriel Echeverría de Jesús y Jorge Alexis Herrera Pino (el pasado 12 de diciembre), la situación cambió; hoy nos sentimos más comprometidos en la defensa de nuestra normal, por eso hoy vamos a exigir que se respeten los 170 espacios de nuevo ingreso, no vamos a permitir que solamente nos otorguen 140 como sucedió el año pasado.

E insisten en realizar un juicio político contra el gobernador del estado:

Estudiantes de la Normal Rural Raúl Isidro Burgos de Ayotzinapa  insistieron en que se realice un juicio político en contra del gobernador Ángel Aguirre Rivero, por los sucesos del 12 de diciembre pasado, cuando dos normalistas murieron en una manifestación sobre la Autopista del Sol.




¿Y tú que piensas?



1 comentario:

tlacaelel48@hotmail.com dijo...

¿QUE ES LA DEMOCRACIA?
¿QUE TAN APEGADO ES EL INFORME SE LA SEP CON RESPECTO A LAS NORMALES RURALES?

Se quejan de una democracia normalista cuando ellos han tratado de pervertirla con sus agitadores (esquiroles) quienes en contubernio con las autoridades en turno utilizan las herramientas de coersion de la podrida democracia mexicana. ¿Pero que es la democracia? Es la voluntad del pueblo que se manifiesta en la voces de los asambleistas quienes resposablemente externan en el espacio comunicativo su vision de la normal que desean


El informe de la SEP esta escrito por personas incondicionales al sistema politico podrido de esta democracia ausente de Mexico, por tanto nunca diran la verdad por el contrario falsearan los fatos hasta crera un INFORME FICTICIO de la realidad normalista