domingo, marzo 23, 2008

Sombrío presente de la juventud mexicana IV

La agresión que tuvo lugar el sábado pasado contra grupos de emos fue anticipada desde 2006 por una propaganda derechista que incita a la agresión y a la discriminación contra quienes no comparten los estereotipos “capitalistas y neofascistas”. El filósofo Édgar González Ruiz, señaló que los jóvenes identificados como emos se consideran “extremadamente sensibles y emocionales, propensos al suicidio y gustan de cierto estilo musical”.

Un grupo de más de 200 emos y homosexuales marchó desde la Glorieta de Insurgentes hasta la Procuraduría General de Justicia del Distrito Federal, donde pidió la destitución de un policía judicial, al que acusan de discriminación, abuso de autoridad y amenazas. Estuvieron ahí cerca de media hora, mientras una comitiva de cinco personas entró para exponer su demanda. Al salir, explicaron que la subprocuraduría atendió el llamado y garantizó, a ambos grupos, seguridad en la glorieta, luego de los hechos ocurridos el sábado pasado, cuando un grupo de punketos agredió al de los emos reunidos en ese lugar.

Las recientes agresiones físicas y verbales –en sus lugares de reunión y estudio, a través del Internet o en la calle– contra los jóvenes que se identifican como parte del movimiento emo, trascienden la habitual rivalidad de quienes conforman las numerosas expresiones de las llamadas subculturas urbanas. Para estudiosos de los fenómenos juveniles, la violencia hacia los emos es resultado de un conservadurismo violento, fomentado incluso desde el poder, ante la falta de expectativas laborales y educativas. “Los emos, querámoslo o no, son una nueva generación, pero no creo que sean los anarco-punk ni los darkis quienes los agreden. Lo que veo es una connotación muy conservadora, el objetivo deliberado es dividirlos, porque no les pueden ofrecer expectativas de futuro”, plantea Ignacio Pineda, coordinador del Foro Cultural Alicia, espacio de convergencia de numerosos grupos juveniles.

La Secretaría de Seguridad Pública municipal de Querétaro dispuso de todos sus elementos para prevenir disturbios ante el rumor de una nueva convocatoria para agredir a emos. El titular de la dependencia declaró a los medios de comunicación que las fuerzas policiacas a su cargo vigilarían el Centro Histórico para evitar que haya otro intento de agresión contra grupos de contracultura.